•   Lyon / END  |
  •  |
  •  |

El Real Madrid encarriló el pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones tras lograr un sufrido empate ante el Olympique Lyonnais, gracias a un gol balsámico de Karim Benzema, anotado nada más entrar en el campo del togolés Emmanuel Adebayor.


Una ligera ventaja que le tocará defender en el Santiago Bernabéu, ante un equipo al que sigue sin ganar, pese a que ya son siete los partidos que han disputado en la máxima competición europea.


La maldición y los fantasmas seguirán presentes por tanto hasta el partido de vuelta. No hubo sorpresas en los onces iniciales. Los dos equipos presentaron sus equipos de gala. José Mourinho se abstuvo de colocar un tercer pivote junto a Alonso y Khedira, y a cambio reforzó la zona de creación con Di María en la banda derecha.


Claude Puel, por su parte, dio cancha al argentino César Delgado en ausencia de su compatriota Lisandro López. Fue quizás este el mayor acierto del técnico francés.


El centrocampista argentino le tiene una especial debilidad al Real Madrid. Ya en el último choque entre ambos en el Santiago Bernabéu se lució. El "Chelito" Delgado, que se había pasado casi toda la primera mitad de la temporada sin jugar por sucesivas pequeñas lesiones, volvió loca a la defensa blanca en el primer tiempo.


A los nueve minutos, el futbolista de Rosario cargó a Sergio Ramos con una amarilla. Fue entonces por la banda del sevillano por la que el Olympique se dedicó a cargar una y otra vez, por que el Real Madrid se vio desbordado prácticamente los primeros 45 minutos.


Las únicas ocasiones del conjunto blanco nacieron a balón parado. Cristiano Ronaldo probó suerte con un lejanísimo disparo de falta pero Lloris se mostró muy seguro. No enganchaba el Real Madrid con Ozil su linterna en las labores de creación, ni con Cristiano que por una vez parecía desenchufado.


El Olympique Lyonn contó entonces con las mejores ocasiones de gol. A la media hora de juego, Bafétimbi Gomis falló la mejor, algo inimaginable. Recibió un balón frente al área pequeña, y con Casillas ya batido, el francés envió alto el esférico, ligeramente desviado.


Al verse zarandeado por su viejo enemigo, en la segunda parte el Real Madrid apeló a su orgullo y no tardó en arrinconar a su rival.


En escasamente dos minutos, envió dos balones al palo. Cristiano Ronaldo, con un disparo de falta desde un lateral del área y Sergio Ramos con un remate de cabeza al saque de un córner.


Con el Real Madrid controlando el juego, llegó el momento más esperado de la noche en Gerland, la entrada de Karim Benzema. El chaval criado en la cantera lionesa fue ovacionado por el público.


Lo que no sabían es que un minuto después iba a apagar la emoción con un gol. Llegó en la mejor combinación del frente de ataque blanco en todo el partido, un triangulación entre Ozil, Cristiano Ronaldo y Benzema, que el francés se ocupó de materializar en gol con una serie de regates en la frontal del área pequeña.


Gomis empató el partido al rematar solo frente a Casillas un balón que había desviado previamente Cris con la cabeza, en una jugada a balón parado.  En el otro duelo, con dos goles de Nicolás Anelka, prácticamente dejaron sentenciado el pase a cuartos de la UEFA Champions League del Chelsea, que fue claramente superior a un Copenhague.