•   Madrid / EFE  |
  •  |
  •  |

 

El Real Madrid vapuleó a un débil Málaga (7-0) en el Santiago Bernabéu que disfrutó de la fuerza de su equipo en el coliseo de la Castellana y acabó con preocupación por una lesión de Cristiano Ronaldo en su tobillo izquierdo tras firmar un 'hat-trick'.


Ya no hay margen para el error para el Real Madrid. La distancia con el Barcelona vuelve a los siete puntos tras una reacción de casta como respuesta al triunfo de su gran rival.


Víctima de su irregularidad a domicilio, tras fallar en tres de sus últimas cuatro salidas, el Real Madrid mantiene el pulso por el título por el 'factor Bernabéu'. Es intocable en su estadio. Es donde José Mourinho ha dado con la tecla. Más aún si recibe a un Málaga con bajas que fue víctima de su endeblez defensiva.


Se anuló un gol a Benzema a los 20 minutos por fuera de juego, y siete después se repitió la acción y esta vez el gol subió al marcador. La puso Alonso y Benzema la remató de primera en un gesto de calidad.


 Sentenció el duelo Di María. Primero marcando a placer al aprovechar un pase de Marcelo a la contra y el regalo de Gaspar, último hombre que falló al despejar. Marcelo la enganchó a la red.


Faltaba Cristiano por sumarse a la fiesta. Tres jornadas sin marcar y gestos de desesperación. Desperdició una clara en el primer acto. El disparo no cogió el efecto que quería. Creó su segunda, a los 48 minutos, marchándose de dos en velocidad y de un tercero con un auto pase antes de soltar un latigazo, abajo, que sacó con brillantez Caballero. A la tercera no perdonó. A pase de Özil, control orientado y zurdazo que ni celebró.


Buscó vapulear el Real Madrid y lo consiguió. Benzema firmó su doblete de cabeza, a pase de Marcelo. Y Cristiano un 'hat-trick' que le coloca como máximo goleador. Fueron siete. Málaga acabó con nueve por expulsión de Gaspar y lesión de Cala.


El Real Madrid terminó con diez por lesión de Cristiano en el tobillo. En el momento en el que todo está en juego, se encienden las luces de alarma.