•   Las Vegas  |
  •  |
  •  |

“Todo funcionó, sobre todo la confianza. Era tonto pensar que iba a sentir miedo por las agresiones verbales de Mayorga. Nunca peleo con miedo. Me sorprendió lo ocurrido en el último round, porque lo estaba tomando con calma. De pronto se presentó la oportunidad de un buen golpe y Mayorga, después de incorporarse, se vio forzado a no seguir”, dijo Miguel Cotto en la Conferencia de Prensa. Ricardo Mayorga, severamente golpeado en la cabeza y con su mano izquierda sometida a examen, no se presentó. Sin embargo, antes de bajar de ring, abrazó a Cotto y le dijo que no tomara en serio todas sus provocaciones porque obedecían a la publicidad que el combate necesitaba. “Te doy las gracias por la oportunidad que me brindaste. Te lo digo de verdad. Gracias”, expresó “El matador”.

Emanuel Steward, adiestrador de Cotto, aseguró que en ningún momento dudó del triunfo de su peleador. “Lo importante era evitar que las arremetidas de Mayorga fueran efectivas, y para eso, Miguel tenía los movimientos requeridos y las combinaciones de golpes, sobre todo el uso de su izquierda para prevalecer. Es decir, el plan se cumplió quitándole la peligrosidad a Mayorga”.

Durante la conferencia, Antonio Margarito subió al escenario para decir estar disponible para una revancha con Cotto, y lo felicitó por su rendimiento.
Sobre el futuro de Mayorga no se ofrecieron comentarios en el campamento de Don King, pero se capta que pese a la insinuación de no seguir, lo hará. Verlo combatir perdiendo revoluciones por minuto, y tan desajustado, lo golpeó emocionalmente.

Los seconds de Mayorga, González y Bonani, expresaron que se ajustó a las instrucciones durante el transcurso de la pelea, pero que el boxeo realizado por Cotto fue muy efectivo, y no le permitió presionar como acostumbra.