•  |
  •  |

La primera apertura de Juan Carlos Ramírez con el equipo Reading sucursal de los Filis en Doble A no fue la mejor. El nica fue descifrado con 3 hits, regaló una base y le cometieron un error, todo eso en el primer episodio, que sirvieron para las tres carreras que le hizo el Altoona Curve, filial de los Piratas de Pittsburg.

"Me descifraron la recta, no hay por dónde perderse, pero es mi primera apertura y es cuestión de enfocarse en hacerlo mucho mejor la próxima vez", comentó Ramírez.

Ramírez hizo envíos de hasta 93 y 94 millas por hora, en un recorrido de tres episodios. Lo más importante es que después de haber sido golpeado en la primera entrada, retiró perfecto el segundo y tercer innings.

"La misión era hacer 60 envíos y por eso no caminé más allá del tercer episodio. Pero me sentí bien de la cadera y es asunto de agarrar la confianza para ir mejorando, porque insisto, es muy diferente cómo me siento ahora tan bien, de cómo estaba incómodo con la lesión el año pasado", expresó Ramírez después de su apertura.

Juan Carlos cerró la temporada pasada en las menores con el Reading con balance adverso de 3-4, efectividad de 5.45, por 47 carreras limpias en 77.2 entradas. En 13 juegos con el conjunto sucursal Doble A de los Filis, recibió 11 jonrones pero ponchó a 60 rivales y otorgó 24 boletos.