•  |
  •  |

Mostrando una sed de ilusiones infinita, y sacando del baúl toda su creatividad y poder, éste Real Madrid audaz, brillante y frenético, arrolló al Lyon francés imponiéndose 3-0, para avanzar  a los cuartos de final de la Champions 2010-2011, después de haberse quedado corto en los últimos seis años, retorciéndose de rabia.

¡Qué grandioso estuvo Marcelo durante ese festival de fútbol ágil y contundente, exhibido por el Real Madrid, iluminando ese Bernabeau vibrante, totalmente atrapado, pensando que el equipo visto ayer, tiene cara de finalista! El pequeño brasileño fue la figura cumbre, mientras Cristiano Ronaldo reaparecía en escena realizando un gran esfuerzo que incluyó cinco disparos al marco, uno de ellos envenenado desviado por Lloris.

Marcelo estuvo imparable. Su gol abridor de pizarra al minuto 36, fue como dibujado por Goya. Recibió en corto de Cristiano por la izquierda, se quitó a un defensa tropezando, y en un alarde de recuperación, esquivó a otro, consiguió posición de tiro desplazándose hacia el centro en la zona roja, y apretó el gatillo perforando a Lloris.

Era lo que el Madrid necesitaba para tranquilizarse emocionalmente sin perder la agresividad que mantenía desconectado al Lyon pese a los intentos de Lisandro López y Delgado. Una vez más Mesut Ozil fue lo suficientemente incidente con sus penetraciones, cambios y combinaciones, en tanto Xavi Alonso aseguraba la contención y rápidas proyecciones, con Khedira muy firme y Di María en movimiento constante, aunque sin el acierto de otros días.

Por la izquierda, Marcelo quitaba, acompañaba, llegaba y enloquecía. A los 40, desde el fondo, retrasó la pelota a Benzema, víctima de una gran atajada de Lloris. El brasileño aprovechó el espacio y multiplicó su peligrosidad, manteniendo a los defensores del Lyon, Revelliere y Chris, entre las brasas.

Fue Benzema, en una jugada de robo de balón y veloz contragolpe, quien se escapó por el centro, y sobre el intento de achique de Lloris, empujó con derecha el balón entre las piernas del arquero, con un toque de sutileza. Ahora la pizarra estaba 2-0.

La vocación ofensiva del Madrid, siguió prevaleciendo frente a un Lyon cada vez más carente de ideas, obligado a un repliegue con la soga al cuello. Casillas que en el primer tiempo tapó un disparo rasante de Delgado, neutralizó uno de Gomis en el segundo. Sujetado antes de los tres cuartos de cancha, el ataque del equipo francés tuvo poca presencia frente a Iker.

El tercer gol fue logrado por Di María recibiendo de Adebayor, con una penetración vertiginosa por el centro, dejando sin chance a Lloris, ese arquero que busca con desesperación el Manchester United. A esa altura, con Cristiano en las duchas, sólo un equipo se veía en pantalla, el Madrid de Mourinho, atravesando los octavos de final al galope, con un fútbol brillante y frenético.

El sorteo para los cuartos de final entre los ocho clasificados, Barcelona y Real Madrid de España, Inter de Italia, Tottenham, Manchester United y Chelsea de Inglaterra, Schalke de Alemanua y Shaktar de Ucrania, se realizará mañana.