• |
  • |

Los cuartos de final de cada Champions constituyen un imponente escenario de belleza y destrucción. Hoy en Nyon, Suiza, se conocerán los cuatro juegos que tienen al planeta fútbol cruzando los dedos. A estas alturas, no hay consideraciones. Es decir, pueden encontrarse equipos del mismo país, en dependencia del sorteo. Así que, acariciemos la posibilidad de un doble duelo Barcelona-Real Madrid.

Algo insólito amigos. ¿Real-Barsa cuatro veces en menos de un mes con la vida en juego tanto en la Champions, como en la Liga y en la Copa del Rey? ¡Diablos! Eso es fantasía pura, locura desbordante y pasión incontrolable, en las puertas de cada infierno!

Real-Barsa el 5 ó 6 de abril en el primer round, y luego el 12 ó 13 en la revancha; días después, el 17, en la Liga; y el 20 decidiendo la Copa del Rey. Usted y yo quisiéramos tener boletos para esas cuatro batallas, en las cuales el gran ausente sería ese inmenso francés que es Eric Abidal, operado exitosamente de un tumor en el hígado ayer.

Mourinho, rey de la agitación con su facilidad para aterrizar en las controversias, ha dicho, seguramente con un ojo cerrado, que no quiere encontrarse con el Inter y el Chelsea, equipos a los que manejó. ¿Prefiere al Barsa? Lo dudo, aunque el recuerdo de la imprevisible goleada por 5-0 se haya disipado.

Ocho equipos se moverán en la esfera del azar hoy: Barcelona y Real Madrid de España; Manchester United, Chelsea y Tottenham de Inglaterra; el campeón defensor Inter de Italia; el Schalke alemán y el Shaktar de Ucrania.

El sueño es un Clásico Real-Barsa en la final del 28 de mayo en Wembley, pero, ¿quién se molestaría por verlos en choques de ida y vuelta en los cuartos de final, previamente a la revancha de la Liga y el cierre de la Copa?
Yo prefiero verlos dos veces en cuartos. El drama y el show de un Real-Barsa, siempre es el mismo.

dplay@ibw.com.ni