• Puebla, México / Enviado Especial |
  • |
  • |

Atrincherado en su habitación en el hotel Courtyard Marriot, con una agradable música cristiana de fondo, el campeón mundial minimosca (108 libras) AMB, Román ‘Chocolate’ González, muestra las secuelas del sometimiento a la dieta y la preparación física, pero también evidencia su confianza y satisfacción porque el primer y difícil rival, el peso, está casi noqueado.

Ayer en horas de la noche su entrenador Arnulfo Obando y su papá, Luis González, llevaron al monarca a desafiar la báscula oficial y el resultado fue alentador, porque el péndulo se paralizó en 108.5 libras, en una clara y agradable señal de que el trabajo realizado fue el adecuado. “Me siento contento, yo te dije y se los repito a todo mi pueblo, no fallaré. Ya estoy listo para arremeter contra Vargas, estoy casi en el peso y solo espero subir a la báscula para demostrarlo”, declaró el triturador de las categorías mínimas.

Cuando Román regresó del lugar donde está ubicada la pesa oficial se trasladó a descansar y departir con su esposa, Raquel Doña, quien es un gran estímulo para el púgil.

“Luciré fuerte como un Toro”, dijo con expresión clara el bicampeón. “Me sacrifiqué mucho durante mi preparación, el corrin en la madrugada y las sesiones de entrenamiento en el gimnasio han sido dolorosas, pero la satisfacción será el resultado contundente el próximo sábado”, agrega.

¿Te molestó venir a solo cuatro días de la pelea?
“Me da lo mismo haberme venido hace una semana antes o que haya sido el miércoles, sabés por qué, por la disciplina que pongo en mi entrenamiento, lo que va a pasar, va a pasar. Nunca he ido con la mente negativa y confío en lo que hice para ganar. Así que todo tranquilo”, afirmó ‘Chocolatito’.

¿Vas a noquear?
“Vos sabés que a mí me gusta ganar lo más rápido posible mis peleas y el sábado buscaré cómo hacer eso. Quiero decirle a todos los nicaragüenses que no los defraudaré, regresaré con el título, se los garantizo”, concluyó Román González.

Aquí los jueces
El tercer hombre del ring será Gustavo Padilla, de Panamá, mientras que las tarjetas las llevarán tres jueces estadounidenses; Sergio Caiz, Levi Martínez y Jesús Cova. El supervisor es el panameño Miguel Prado.