Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Tras un mes de un arduo entrenamiento en Phoenix, Arizona, en un campamento especial para los mejores prospectos de los Marineros de Seattle, Juan Carlos Ramírez viaja hoy al sprint trainning en Wisconsin para militar en el equipo Timber Rattlers de clase A media.

“Fue una preparación extensa, pero buena. Desde el 27 de enero estaba aquí, trabajando en mejorar todo y según dicen los entrenadores están satisfechos por lo que han visto. Me envían a clase A media pero la idea es terminar el año en clase A fuerte”, explica Ramírez vía telefónica desde Estados Unidos.

Al nica se le considera el séptimo mejor prospecto de la organización de los Marineros, por su velocidad con envíos hasta de 98 millas por hora, como los que hizo el año pasado, su fortaleza física con sus 6.5 pies de estatura y sus apenas 19 años de edad.

“Estoy pasando un proceso que sé no es normal para jugadores de Ligas Menores, cuidan que no juegue en Nicaragua, me envían a este tipo de entrenamiento donde están los mejores. Eso me anima para el reto que me espera este año, de tirar seis meses consecutivos, algo que no había hecho antes”, indicó el lanzador.

El año pasado el nica jugó clase A corta con el conjunto Everett Aqua Sox, donde tuvo balance de 3-7, con efectividad de 4.30 de carreras limpias en 75.1 entradas en las que ponchó a 73 adversarios. Pero si hay algo que le preocupa a Ramírez para esta temporada es el clima en Wisconsin, donde el invierno es extenso y con temperaturas bien bajas, distinto a Phoenix.

“Debo adaptarme al clima y al trabajo extenso en el equipo, pero es cuestión de tiempo. Mi meta es seguir respondiendo a las expectativas que tienen de mí la organización. Para eso tengo que mejorar y confiar en mis recursos”, dijo Ramírez.