•  |
  •  |

Diriangén se enfrenta hoy (3:00 p.m.) a un adversario duro con el que ha cultivado una rivalidad implacable tras la final del Apertura pasado. Ferreti y Caciques reviven esta tarde un duelo de revancha, que ha llevado a cometer hechos lamentables fuera de la cancha entre las barras.

Por eso es necesario hoy prestar especial atención a la seguridad en el IND, donde hace dos semanas se dio otro altercado entre algunos seguidores del Ferreti y Diriangén, en el que se incluía al hijo del propio presidente de la Federación Nicaragüense de Fútbol.
Tras ese altercado poco hizo la Federación para sancionar a todos los involucrados, en una señal clara de cuánto le preocupa la seguridad de los que llegan para disfrutar el espectáculo en la cancha.

Ferreti viene de una derrota más que dolorosa, alarmante, porque no se trata de qué hizo América para sacar los tres puntos, sino del pobre accionar del campeón por evitarlo. No hay duda, Ferreti jugó casi a nada, sin ideas, una demostración de las limitaciones que tiene cuando no están sus titulares.

Pero en Diriamba se vive una crisis igual o peor. Los Caciques pasan un bajón futbolístico provocado por lo que ocurre fuera de la cancha. Es de sobra conocida la situación económica que atraviesa el equipo más longevo del país que ha creado una inestabilidad emocional en los jugadores. Se asegura que no tienen recursos para mantener el onceno en caso que clasifique a la Cuadrangular, por lo que corrió como “secreto a voces” que quizá no tenían tanto interés en llegar hasta esas instancias del actual torneo Clausura.

Sin embargo, cuando se trata de medirse al Ferreti no hay crisis que valga y no queda duda de que los diriambinos saldrán con todo para doblegar por segunda vez a los rojinegros en el Clausura.