•  |
  •  |

Fabio Capello, seleccionador nacional inglés, acertó con la nueva dupla de creación formada por Frank Lampard y Jack Wilshere, la nueva ola del fútbol inglés, y tumbaron 2-0 a Gales con comodidad en Cardiff.

Inglaterra ya manda en el grupo G con diez puntos, los mismos que Montenegro.

Duró el partido un cuarto de hora. Justo el tiempo en que tardó Inglaterra en solventar el duelo. Primero con un penalti lanzado por Lampard. Y segundo con una acción extraordinaria firmada al final por Darren Bent.

Este tanto fue de manual. Nacido en un pase largo, hermoso, en profundidad de Dawson haca la banda derecha. Por allí surgió Ashley Young, que sirvió en bandeja a Bent el placer de aumentar la cuenta.

Un 2-0 que nunca pudo remontar la regenerada selección de Gales, que con Gary Speed en el banquillo comienza una etapa nueva tras un período insulso de John Toshack.

Gales confió el escaso poderío con el que cuenta en Ramsey, que hizo lo que pudo. En el minuto 62 tuvo Ramsey la única ocasión de Gales. Un duro disparo desde fuera del área que se fue arriba del portal de Hart.

Inglaterra jugó ya en el segundo tramo con el freno de mano echado. Y ganó sin problemas. John Terry volvió a ser capitán de la selección, tras un período donde tanto Lampard como Rio Ferdinand asumieron el liderazgo.