•  |
  •  |

El cubano Yuriorkis Gambao defendió su corona superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), al mandar a la lona cinco veces en cuatro asaltos al mexicano Jorge “Coloradito” Solís, el pasado sábado por la noche en el combate estelar de una cartelera que fue organizada por Top Rank y Zanfer Boxing en el Boardwalk Hall de Atlantic City, Nueva Jersey.


 Gamboa tiró dos veces a Solís en el segundo asalto, una en el tercero y dos en el cuarto, en una breve pero contundente demostración de velocidad, poder y certeza en su golpeo, que le permitió mantenerse como campeón pluma de la AMB, ante la algarabía de más de 3 mil aficionados que estuvieron presentes en el Boardwalk Hall.


El árbitro David Fields paró la pelea a los 1:31 minutos del cuarto asalto cuando el cubano lanzó una andanada de golpes a su rival, que no sólo no pudo responder sino que se agachó y volteó en su afán de protegerse del intenso castigo.


En esta pelea, finalmente, sólo estuvo en juego el título pluma de la AMB. La corona vacante de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), que estaba en poder de Gamboa, quedó vacante porque el cubano no cumplió con un prepesaje el mismo día de la pelea.


Según reglamento de la FIB, ningún peleador puede aumentar más de 10 libras después del pesaje oficial, de tal manera Gamboa monarca de las 126 tenía derecho a paralizar la báscula en 136.


Si ganaba Solís, se hubiese quedado con los dos títulos mundiales, pero como no fue así el cubano por lo menos mantuvo la corona de la AMB. Con este triunfo, Gamboa mejoró su record a 20-0, con 16 nocauts, mientras que Solís quedó con 40-3-2, 29 nocauts.