• Kaunas (Lituania) / EFE |
  • |
  • |

La irrupción de Juan Mata permitió a la selección española, aún con cierta fortuna en los dos primeros goles, salir airosa del 'patatal' de Kaunas, donde ganó a Lituania por 1-3, y continuar así su marcha triunfal en la fase de la clasificación para la Eurocopa 2012, cuya puerta tiene prácticamente abierta.

Un balón desviado por Andrius Skerla significó el primer tanto de Xavi y un autogol de Tadas Kjanskas a centro de Mata, cuando los lituanos se crecían y soñaban con un triunfo heroico, cimentaron la victoria del conjunto de Vicente del Bosque, que redondeó el encuentro con un bello tanto de Mata, tras una jugada de toque marca de este equipo.

Como siempre en este país báltico, fue una victoria complicada, más si cabe en un terreno de juego bautizado jocosamente como el 'Kaunas Arena', donde se hace más que complicado que un equipo como el español despliegue su fútbol habitual de toque.

En esta ocasión España encajó el primer gol de la historia en Lituania, obra del valencianista Marius Stankevicius con un zapatazo espectacular lejano que sorprendió a Iker Casillas.

El enorme disparo del lateral diestro lituano complicó más de lo debido la vida a la Roja, que tras adelantarse en el marcador pudo sentenciar en un par de acciones de Fernando Llorente. Pero no lo hizo y hubo unos minutos de incertidumbre y de sueño lituano. La suerte, en forma del autogol de Kjanskas, permitió recobrar el rumbo a los españoles.

Xavi Hernández, el nuevo 'centenario' de la selección española, exhibió su calidad en el 'patatal' de Kaunas, donde se creció en difíciles condiciones para su estilo depurado y, sin Iniesta al lado, fue el guía de España en un terreno malo por irregular y por falta de césped, que lógicamente equilibró las fuerzas.

El gol de Xavi llegó al minuto 19, disparando desde fuera del área, roza el balón en Skerla y entra por encima de Karcemarskas. Eso rompió algo el esquema de los lituanos, que sin embargo no se rindieron y trataron de revertir la situación.

Del Bosque envió a David Silva en lugar de David Villa, frenado por el valencianista Stankevicius por la banda izquierda, quien, justo después, sorprendió a Iker Casillas con un poderoso disparo muy alejado que entró junto al poste derecho ante el festejo de la afición lituana, que comenzaba a creer casi en los milagros.

El empate devolvió al partido al guión inicial. Lituania volvió a echarse más atrás y España, con Xavi al mando, recobró el dominio del balón y la iniciativa absoluta ante Lituania, que insistía en creer y, con arreones, incomodaba.
Mata entró en escena para situarse por la izquierda y encontrarse con su compañero de equipo Stankevicius. Muy poco tardó en convertirse en protagonista y sentenciar el partido.

Primero propició el autogol de Kjanskas cuando intentaba cortar un centro a Fernando Llorente y luego, a ocho minutos del final, culminó con un remate por bajo una jugada de tiralíneas, de las que han hecho grande al equipo español.