Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Los ex becados de la escuela de talento de los Tigres do Brasil, Róger Mejía, Gerardo Arce, Nicolás Ibáñez, Wilmer Vásquez, Daniel Rivera, Kevin Gutiérrez y Raúl Fuentes, podrían cumplir una sanción siempre que el presidente de la Federación Nicaragüense de Fútbol, Julio Rocha, apruebe la propuesta que le entregará la Comisión Disciplinaria, una vez que regrese al país.

Al parecer, lo que motivó más a la Comisión a proponer el castigo a los siete jugadores fue el informe que envió la dirigencia de los Tigres do Brasil a la Federación, en el que se refleja actos de indisciplina que incluye llegar embriagados a la escuela en Río de Janeiro.

“Si la Federación toma esa decisión está en todo su derecho, porque no es cierto que las cosas estuvieron bien aquí. Hubo mucha indisciplina y no sólo de uno, sino de varios. Es posible que la Federación quiera sancionarlos para que aprendan una lección por no haber asumido bien el reto”, comentó desde Brasil Miguel Larios, dueño de los Tigres.

“Pero si fuera yo, los perdono porque es bueno hacer borrón y cuenta nueva. No creo que sea lo mejor sancionarlos porque si nos ponemos a juzgar a todos, nadie se salva porque todos cometemos errores”, agregó el nica-brasileño.

Para Larios, esta experiencia debe servir a todos los involucrados para hacer de este proyecto algo que ofrezca las mejores condiciones a los próximos becados.

“Tenemos que trabajar en base a un reglamento disciplinario, crear un sistema para escoger a los jugadores y trabajar todos en esa función”, explicó.

“Estoy claro de que no supieron reaccionar con entrenar en un país donde se juega tanto el fútbol, que hicieron lo que quisieron aquí y después querían ir a Nicaragua a jugar como si nada pasó. Pero son muchachos y hay que entenderlos, ellos después se van a enterar que no aprovecharon la oportunidad de su vida”, concluyó Larios.

La decisión de los federados se conocerá esta semana, pero según supo EL NUEVO DIARIO, los ex becados estarán fuera del fútbol por un tiempo no mayor a los seis meses.