•  |
  •  |
  • END

EFE - Los Ángeles
Kobe Bryant ha dado una nueva exhibición de juego al sumar 52 puntos que han aupado a su equipo a la victoria ante unos rocosos Dallas Mavericks. Pau Gasol colaboró en el triunfo del conjunto californiano con 17 puntos y 14 rebotes. No fue hasta la prórroga cuando el equipo de Phil Jackson tumbó a su rival (108-104) y logró una victoria que le sirve para retomar la senda del triunfo y el liderato en el Conferencia Oeste de la NBA. En un choque intenso con claro aroma a play-offs, el conjunto angelino volvió al Staples Center después de cosechar su primera derrota (frente a los Trail Blazers de Portland, en el Rose Garden) y tras una racha de diez victorias consecutivas.

En los Mavericks destacó el alemán Dirk Nowitzki (30 puntos y 13 rebotes), mientras que el base puertorriqueño Juan José Barea no jugó por decisión del entrenador, Avery Johnson. Un enchufado Jason Kidd, de vuelta a Dallas, su primer equipo en la NBA, abrió el duelo con un triple, sacó un contraataque para asistir a Howard e hizo que Dampier machacara el aro local con un tremendo alley-oop, para un parcial inicial de 0-7. De la mano de un espectacular Gasol, que hizo mucho daño en la zona y anotó ocho puntos consecutivos, coronados con un mate tras pase marca de la casa de Bryant, Los Lakers se pusieron por delante en el marcador y se fueron con ventaja al término del primer cuarto (29-23). La entrada en el encuentro de Vujacic dio un plus de energía al conjunto de Phil Jackson y lideró un parcial de 12-3. El esloveno destacó por su actividad en defensa y los puntos que logró mediante penetraciones inverosímiles; sin embargo, se vino abajo en la segunda mitad.

Dallas se mantuvo en el encuentro gracias al acierto desde el perímetro, con siete triples de doce intentos al descanso (50-47). El equipo de Johnson, intenso en defensa y seguro en el rebote, cerró mejor las entradas a canasta de los exteriores locales, lo que complicó que llegaran balones a Gasol en posiciones cercanas al aro. El ala-pívot español se estancó en los 12 puntos conseguidos durante los primeros doce minutos y no anotó en los dos siguientes cuartos, pero a falta de la aportación del español, Luke Walton y Derek Fisher tomaron el testigo y dejaron el marcador en un 65-68 a falta de un periodo. Un mate eléctrico de Stackhouse silenció el pabellón y dio un colchón de seis puntos a los visitantes (67-73). Tocaba reacción de los Lakers. Ahí Bryant se puso firme y tomó el liderazgo de su equipo, a pesar de sus errores desde la línea de tiros libres (empezó con 3/10 pero terminó con 20/27) y del desgaste físico al que fue sometido por las personales de Dampier, a veces rozando lo antideportivo.

Gasol volvió a ver aro y empató el encuentro (79-79). Nowitzki golpeó primero. Kobe respondió en forma de triple y con una preciosa suspensión dio tres de ventaja a su equipo (84-81). Con casi 30 segundos y todo por decidir (91-90), Gasol taponó un triple de Stackhouse pero no pudo evitar otro lanzamiento exterior de Nowitzki que mandó el encuentro a la prórroga. El 24 de los Lakers y Nowitzki sacaron la varita mágica. Bryant llegó a los 50 puntos. Nowitzki replicaba a la perfección, pero Kidd falló el tiro libre que hubiera mandado el encuentro a una segunda prórroga. Bryant cerró el asunto desde la personal, ya que el alemán no volvió a acertar desde el perímetro y los Lakers demostraron, finalmente, que también saben sufrir.