•   Carazo/END  |
  •  |
  •  |

Después de veinte años de acción en el béisbol de Primera División, el experimentado pelotero originario de Managua, Danilo Sotelo, sigue tocando las puertas de la historia. En esta tercera edición del Campeonato Nacional Germán Pomares Ordóñez, el cañonero que está al servicio de los Cafetaleros de Carazo, está como volcán en erupción con el madero.

Actualmente lleva diez cuadrangulares, dejando atónitos a moros y cristianos por su presentación fuera de lo común, en los últimos cuatro juegos ha disparado cinco batazos de vuelta entera para llegar cien en su carrera.

La víctima del cuadrangular centenario fue el joven tirador de La Segovia, Armando Molina. Otra hazaña que el capitalino está a un paso de conseguir es el imparable
1000, quedando solo a cinco de llegar a esa cifra.

“Se lo dedico a mi padre que ha sido siempre un ejemplo y un buen espejo en mi casa y es lo que trato de inculcarle a mis once hijos, dos de ellos ya juegan béisbol en la juvenil y en la infantil”, indicó Sotelo.

El artillero de Carazo se sumaría a una amplia lista de peloteros que han conseguido ambas proezas, tales como Freddy García, Ariel Delgado, Próspero González,  Nemesio Porras y Ramón Padilla, entre otros.

Además se convertiría en el primer dúo de padre e hijo que arriban a mil hits con el mismo uniforme, su padre lo consiguió en 1991, también con el Carazo, equipo que lo acogió después de que el Bóer prescindió de sus servicios.

“Estoy feliz de saber que voy a llegar a mil hit con Carazo, al igual que mi papá, aquí los directivos siempre me estimulan, me regalaron un bono en efectivo por los cien jonrones y he escuchado que cuando consiga los mil hit van por ese ritmo”, admitió.

Sotelo, desde que debutó con los Dantos en la temporada 1991-92, cosecha cuatro títulos nacionales con los equipos San Fernando, León y Matagalpa.

En sus apogeo fue firmado por la suma de 30 mil dólares por la organización de los Dodgers. “Irónicamente el que me recomendó fue el difunto caraceño Guillermo Maclean, y llegue  a clase A fuerte, pero no puede avanzar más”, remembró Danilo.

Sotelo compartió a EL NUEVO DIARIO que en su trayectoria uno de los momentos que no olvidará es “cuando debuté con la selección nacional frente al lanzador cubano Orlando Arroyo y le batee cuatro imparables en cinco turnos”, concluyó el feroz bateador del equipo Carazo.