•  |
  •  |

No se puede retar al temible Johnny Ringo con pistola de palo. Te mata con los ojos cerrados. Exactamente eso fue lo que ocurrió entre el Tottenham inglés y un inmenso Real Madrid, que impresionó con su funcionamiento, construyendo un demoledor 4 por 0, que prácticamente lo coloca en semifinales.

La pérdida del peligrosísimo Aaron Lennon, lesionado en el entrenamiento previo; la expulsión por dos amarillas de Peter Crouch a los 15 minutos ya con el marcador en contra 0-1; y la inutilización de un jugador tan volátil y decisivo como Gareth Bale, dejaron al Tottenham con pistola de palo frente a un Madrid tan voraz, que realizó 35 disparos enloqueciendo al arquero brasileño Heurelho Gómez.

Con un ataque que se multiplicaba, Xabi Alonso dirigiendo el operativo contención y asegurando proyección, y la defensa liberada de presión, el Madrid se fue agigantando hasta cubrir toda la cancha del Bernabéu. “Me dio pena el Tottenham, no pudo hacer nada”, dijo Mourinho, sin arrogancia, y sin exagerar.

Los dos goles de Adebayor, el primero a los 4 minutos, clarificaron el panorama del Real Madrid con ventaja de un hombre, mejores ideas, gran facilidad de penetración, y una ofensiva agobiante, con Cristiano Ronaldo, Di María y Marcelo controlando todo el frente de ataque, y Özil aplicando variantes a las constantes llegadas. Una estocada de zurda dibujada por Di María y un remate rasante de Cristiano recibiendo de Kaká, cerraron la producción en cuatro goles.

Fue tan certera la recuperación de pelotas del Madrid, que el Tottenham se vio manos arriba, como esos peleadores que esperan el vuelo de una toalla desde su esquina. Este Madrid desbordado, nada que ver con el equipo vacilante frente al Sporting, impactó fuertemente con su accionar.

Mientras tanto, en San Siro, el campeón defensor Inter, todavía aturdido por esa derrota 3-0 ante el Milan el pasado sábado, malogró una ventaja por 2-1 sobre el Shalke, conseguida con un golazo trazado de planeta a planeta por Stankovic antes del primer minuto, y otro “marca Milito”, cediendo el empate 2-2 antes del descanso, y derrumbándose en el segundo tiempo víctima de los goles logrados por Raúl, desequilibrando la pizarra, Ranocchia en su propia puerta, y Edu, sellando el imprevisto 5-2, que coloca al equipo alemán a la orilla de las semifinales.

El gol de Stankovic fue de ribetes espectaculares. Tomó desde media cancha, de volea, un largo despeje de cabeza realizado por el joven arquero Neuer volando hacia el balón que buscaba Milito sobre entrega de Cambiasso, casi entrando al area. Stankovic remató de derecha como si estuviera disparando un arquero troyano, y la pelota zumbando, entró en la cabaña del Shalke ante el asombro de la multitud. Pueden verlo con calma en you-tube.

Estas dos series de cuartos parecen definidas, con el Barcelona enfrentando hoy al agresivo Shaktar de Ukrania con un gran soporte de jugadores brasileños, y el Manchester fajándose con el Chelsea en duelo de ingleses.


dplay@ibw.com.ni