•  |
  •  |

El ex seleccionado nacional Armando Collado relató ayer ante varios medios de comunicación la forma irregular en la que fue sancionado y cómo le han cuartado su derecho a defenderse del castigo de por vida que le aplicó la Federación Nicaragüense de Fútbol (Fenifut).

“Me han violado todos mis derechos, como ser humano, como jugador. De acuerdo con el estatuto del código disciplinario en el artículo 98 debieron darme chance de saber de qué se me acusaba, ver las pruebas, debía tener acceso al expediente, porque así lo dice el artículo, además de tener el derecho de refutar a quienes me están acusando, pero nada de eso se me ha permitido”, argumentó. Armando fue castigado de por vida de toda actividad relacionada con el fútbol desde enero pasado.

“Prácticamente me mandaron al exilio deportivo sin darme oportunidad de demostrar mi inocencia, jamás me preguntaron de lo que me acusan y sólo me di cuenta de la sanción hasta que me la mandaron por correo, algo que tampoco era permitido según los propios estatutos de la Federación y de FIFA”.

La razón de esa sanción tan drástica es porque supuestamente Collado fue parte de la “venta” del partido en el que perdió la selección de Nicaragua 5-0 ante Guatemala en un amistoso el año pasado en Miami.

“Cuando intentó mi abogado defenderme y después yo, fue inútil conseguirlo, por el contrario, sólo he recibido un trato arrogante del Secretario General, Florencio Leiva. Le solicité las pruebas, el expediente, saber de qué se me acusaba y le cuestioné si recibiría un trato justo y tampoco recibí respuesta. Entonces le dije que iba a los medios y me dijo que fuera donde fuera, la sanción ya estaba y así se quedaba”, explica el ex jugador del Real Estelí.

Collado negó rotundamente que haya sido partícipe de esta supuesta “venta” del partido. “No tuve ni siquiera contacto con algún jugador o técnico de la selección para ese partido.

Lo único que hice ese día fue, como cualquier aficionado, compré mi boleto y fui a ver el juego. Ni siquiera sé de qué me estaba hablando le dije a los de la federación cuando me hicieron algunas preguntas. Y aún después de eso me dijeron que le diera detalles de quiénes estaban involucrados y a cambio me resolverían rápido mi caso, pero cómo iba a decirle algo que nunca supe”, expresó.

Ante estas dificultades, Collado apeló esta semana la sanción, porque hasta el 4 de abril aceptó la sanción que le entregaron por escrito para poder apelar. “Voy a esperar qué me dicen en la apelación, de no recibir respuesta vamos a actuar en lo penal, porque se me están violando mis derechos en base de la Constitución Nacional”.

Además, pretende aprovechar la presencia del presidente de FIFA, Joseph Blatter para que conozcan “la injusticia que están haciendo conmigo la Federación violando todos los derechos que tengo como jugador. Quiero que esto sirva de ejemplo para que otros jugadores se den su lugar y no nos maltraten, como siempre lo hace la Federación en todo, ya basta de violarnos los derechos”, concluyó.