•  |
  •  |

MADRID / AFP.- El Barcelona, que recibe al último de la tabla, el Almería, y el Real Madrid, segundo a ocho puntos del líder, que se enfrenta como visitante al Athlétic de Bilbao (5ª), disputarán hoy sábado la 31ª fecha de la liga española pensando en el clásico que los enfrentará el 16 de abril.

Ambos equipos se han enviado mensajes indirectos con los resultados de los cuartos de final de ida de Liga de Campeones esta semana: Real Madrid derrotó el martes al Tottenham por 4-0, un día antes que el Barça se impusiera ante el Shakhtar Donetsk por 5-1.

¿Conseguirán los dos equipos a mantenerse concentrados en sus choques domésticos, cuando toda España se prepara para verlos enfrentados en cuatro ocasiones en los próximos días (clásico en la Liga, final de la Copa del Rey el 20 de abril y probablemente en semifinales de la Liga de Campeones)?

La presión pesa sobre todo para los madridistas, derrotados recientemente en casa por el modesto Sporting de Gijon (0-1).

El entrenador portugués, José Mourinho, dijo al finalizar ese primer revés de su era en casa que el título se había vuelto "prácticamente imposible" de conquistar. Ocho puntos de diferencia en ocho partidos, parece decirlo todo.

La Liga en un segundo plano y a Mourinho le quedan dos partidos (en Bilbao y la vuelta contra Tottenham) para manejar su equipo y prepararlo para el gran duelo del 16 de abril.

Por parte del Barça, se trata de mantener la dinámica para enfrentar las próximas citas capitales. "Quiero llegar a Madrid con ocho puntos de diferencia", sostuvo el entrenador barcelonista Pep Guardiola el miércoles por la noche. "Tenemos el derecho de perder en Madrid, porque es un gran equipo, pero contra Almería está prohibido", señaló.

En la ida, contra el Almería, los catalanes habían humillado a los andaluces con un 8-0. Igualaron el récord de una victoria como visitantes en la Liga. El partido podría ser una ocasión para que el trío atacante MVP (Messi-Villa-Pedro) se reencuentre con el gol después de semanas de sequía.

Leo Messi, autor de 45 goles en todas las competiciones, tratará de acercarse o superar el récord de un jugador del Barça de 47 goles en una temporada, que hasta ahora lo tiene el brasileño Ronaldo (1996-1997).