•  |
  •  |
  • END

Fort Myers, Florida

Devern Hansack siente que la buena noticia de hacer el grado en el grupo de 25 de los Medias Rojas de Boston es un asunto de tiempo. “No me importa dónde me dejen, yo estoy luchando para quedarme”.

“Estoy trabajando duro, traje en mi mente la idea de jugar esta temporada, no tengo porqué volver atrás”, dice el tirador derecho, anunciado para enfrentarse hoy a los Rojos de Cincinnati.

“Ahora hay más lugares desocupados que el año pasado, creo que tengo más oportunidades. Me han dicho que van a darme más chance este año, porque yo probé que estoy listo para este nivel”, agrega con mucho entusiasmo.

¿La llegada de Colón deja la situación más complicada?
A mí me han dicho que tengo material y van a cumplir su palabra. Es cierto que no es nada fácil, pero uno trabaja al mismo nivel para no perder la pelea desde muy temprano. Espero que ellos cumplan.


¿Nadie te dice que tenés posibilidades?
No pregunto nada, no tengo nada que ver con eso, mi agente es el que me dice todo. Ahorita está viendo cuánto voy a ganar, porque todavía no he firmado. Mi agente está buscando un poquito más, que siga peleando que eso es lo que a mí me conviene. Ellos me ofrecen 400 mil, pero vamos a ver si se les puede quitar más”.

¿Ahora hay más confianza que el año pasado con los peloteros?
Claro, ellos me subieron tres veces, conocí a todos y me siento más confiado, tuve un entrenamiento en enero y conocí a varios novatos y me he relacionado con todos.


¿Qué hay con tu brazo?
Mi brazo está bien, ellos son los que tienen la última palabra, yo ya he demostrado que puedo estar aquí.


¿Qué es lo que más te gusta?
Este trabajo a veces se pone aburrido, pero tengo que hacerlo. No puedo cambiar eso, es mi trabajo, el béisbol es mi deporte favorito y me gusta hacerlo. A veces hay que levantarse muy temprano, pero el cuerpo quiere y uno no, allí está la clave, porque uno quiere quedarse dormido más tiempo.


¿Cómo es tu rutina?
Me levanto a las seis de la mañana, hago bicicleta, pesas, corro y cada quien tiene que hacer el trabajo sin necesidad que lo estén dirigiendo. Es diferente que en las Menores. No te obligan a nada, pero te llevan la cuenta de lo que haces y sólo apuntan. Más tarde te dicen por qué vas fuera o por qué te quedas en el equipo, eso es todo.


¿Sos mejor pitcher que antes?
Soy el mismo que trabaja duro. Los latinos te dan muchos consejos, son buenos y hay que seguirle los pasos. Este año hay más espacio, creo que me voy a quedar. Si me dejan fuera no sé que voy a hacer.