•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con el inicio de la vida universitaria, jóvenes de diferentes partes del país también se enfrentan al reto de mudarse a la capital. Según dicen quienes están viviendo esa experiencia, vivir solos los pone frente a muchas dificultades que al final aprenden a sobrellevar, motivados por el sueño de llegar a ser profesionales.

“Añoro el clima frío de Estelí y lo fácil que es movilizarme en mi ciudad”, dice Marco Montenegro Castillo, estudiante del primer año de Contabilidad en la Universidad Americana, UAM, quien salió de su ciudad natal con la meta de convertirse en uno de los mejores contadores del país.

Montenegro tiene unos meses viviendo en Managua y recientemente para sentirse tranquilo decidió mudarse de casa. “Al inicio estuve alquilando un cuarto en Villa Progreso, pero la inseguridad de viajar en ruta hizo que me trasladara a vivir a la colonia Altamira, donde rento una habitación a un compañero de la universidad, comenta.

Por su parte Mauricio Ramírez Esquivel, estudiante del tercer año de la carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Centroamericana, UCA, confiesa que de su ciudad natal, León, aún extraña “lo seguro que es caminar por las noches”.

Administrar bien el dinero

“Cuando vives sola aprendes a administrar bien el dinero, ya que no sabes cuándo sucederá un percance, y tus padres están lejos como para solucionar todo lo que te pasa”, comenta Ana Cecilia Angulo, del tercer año de Comunicación Social en la UCA y originaria de Dolores, Carazo, quien lleva tres meses rentando sola un apartamento y 5 años viviendo en la capital.

Angulo explica que, en ocasiones, parte del dinero que sus padres le asignan para su manutención lo ha utilizado para cubrir gastos de la carrera. “Sacrificaba mis salidas con amigas”, dice.

También Kenia Martínez Ruíz, de 19 años  y originaria de San Isidro, Matagalpa, comparte que organizar sus gastos es parte de sus nuevas responsabilidades lejos de casa.

“Debo administrar muy bien el dinero que recibo mensualmente, ya que tengo que costear pasajes, alimentación y útiles escolares”, indica la estudiante de Ingeniería Química en la Universidad Nacional de Ingeniería, UNI, quien comparte con dos primas los costos de alquiler de una casa en el barrio “Rubén Darío”.

Se aprende a ser independiente

Marco Montenegro, estudiante de la UAM, considera que salir de casa para cursar estudios universitarios le ha ayudado a depender menos de sus padres, ya que ahora asume sus responsabilidades y gastos.

“Ahora soy más responsable, ya que debo preparar mi comida, lavar mi ropa, levantarme más temprano y hacer cosas que antes mis padres hacían por mí”, relata.

También Ana Celia Angulo valora la independencia que le da estudiar fuera de su ciudad: “Vivir sola me permite no dar explicaciones de adónde voy ni a qué hora regreso, tengo mi ropa y cosas ordenadas, y limpio mi apartamento pocas veces ya que nadie lo ensucia; pero también trae responsabilidades como cocinar, limpiar, lavar tu ropa, entre otras”, reconoce.

 

Costos de vivir y estudiar en Managua

Para Mauricio Ramírez Esquivel, de la carrera de Ingeniería Industrial, estudiar en la capital requiere de un presupuesto significativo. Vive con su hermana y por ambos pagan 300 dólares mensuales a una tía por el hospedaje y la alimentación. Según el joven, los gastos se incrementan con el pago de transporte, colegiatura y  materiales.

Marco  Montenegro, alumno de la UAM, estima que al mes su presupuesto de gastos alcanza los 600 dólares. “El alquiler del cuarto me cuesta 100 dólares, pero con el pago de las mensualidades y gastos de alimentación y transporte aumenta hasta 600 dólares”, asegura. 

En el caso de Kenia Martínez, estudiante de la UNI, estima que tiene un gasto promedio de 3 mil córdobas mensuales, ya que se las ingenia para ahorrar. “A veces para evitar gastos de alimentación voy a almorzar al comedor de la universidad, aunque no tengo beca alimenticia”, dice la joven.

 

Más de un mil internos

Según cifras del Consejo Nacional de Universidades, CNU, unos 1,300 estudiantes de los departamentos viven en los internados de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN, y de la Universidad Nacional Agraria, UNA. A ellos se les proporciona alimentación y productos para el aseo personal. Otras universidades miembros del CNU asentadas en Managua que no cuentan con albergues para sus alumnos, destinan becas especiales que permiten a los estudiantes costear su estadía en la capital.



"Cuando vives sola aprendes a administrar bien el dinero, ya que no sabes cuándo sucederá un percance, y tus padres están lejos como para solucionar todo lo que te pasa".

Ana Cecilia Angulo

Estudiante del 3er. año de Comunicación Social, en la UCA