•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Jackson Zamora Sierra decidió abandonar sus estudios en Administración de Empresas, cuando cursaba el primer año de la carrera, para matricularse en Contabilidad. El joven argumenta que tras analizar sus oportunidades laborales, concluyó que la Contabilidad era más conveniente.

“Quería ser administrador de empresas, pero en los anuncios de empleos, los más demandados son los contadores, entonces me cambié”, dice el joven que actualmente cursa el II año de la carrera en la Universidad Evangélica Nicaragüense, Uenic.

Al igual que Zamora Sierra, muchos jóvenes se enfrentan al dilema de renunciar o no a la carrera que escogieron para debutar como universitarios. De acuerdo con psicólogos consultados, algunos toman rápidamente la decisión y actúan en consecuencia; mientras que otros necesitan un mayor período de asimilación para poder decidirse.

¿Qué motiva el cambio?

Armando Aráuz, estudia segundo año de Comunicación Social en la Universidad de Ciencias Comerciales, UCC. y asegura que esta carrera le apasiona. “Siento que es lo mío y quiero ser un gran periodista de prensa escrita”, enfatiza.

Pero Armando descubrió su vocación profesional tras estudiar cuatro años, la carrera de Derecho, tiempo que dice que le sirvió para descubrir que Leyes no era lo suyo.

“Yo inicié en Derecho porque quería ser un gran abogado, pero luego se murió mi mentor y me desilusioné tanto que abandoné la carrera, luego realicé un test vocacional y salía Comunicación Social en primera opción”, cuenta.

Isaac Huete, estudiante de la Universidad Centroamericana, UCA, es otro de los que le han dado un giro profesional a su vida. Estudió Ingeniería Civil por recomendaciones de su padre, aunque él sabía que su pasión era el Diseño Gráfico. “Solo pude soportar un año con la carrera de Ingeniería, no iba muy bien en las clases y decidí salirme, ahora llevo mejores calificaciones en mi nueva carrera”, cuenta con entusiasmo.

Apoyo familiar es clave

“Mis padres respetaron mi decisión y me apoyaron”, asegura Susana Ocón, estudiante de III año de Administración de Empresas de la Uenic, quien primero cursó estudios de Mercadeo.

En ese sentido, Isaac Huete relata que su padre quería “que yo fuera ingeniero civil, pero luego comprendió que no era lo mío. Mi mamá en cambio siempre estuvo instándome a que estudiara lo que yo deseaba. Hoy te puedo decir que estoy contento porque en Diseño Gráfico utilizo toda mi imaginación”.

Rosana Martínez, de 20 años, estudiante de Uenic también experimentó el cambio: abandonó las clases de Turismo para prepararse como administradora de empresas.

Según cuenta, al principio sus padres no apoyaban su idea, pero luego decidieron hacerlo y ahora la instan a estudiar mucho.

No es tiempo perdido

Huete, sostiene que el tiempo que estudió Ingeniería Civil en el Instituto de Estudios Superiores, IES, aprendió muchas cosas de Matemática y dibujo por lo que considera que el tiempo que dedicó a esa carrera no fue perdido. “Los conocimientos que aprendí en el IES, los estoy poniendo en práctica en mi nuevo proyecto de estudio”, subraya.

Jackson Zamora Sierra, de la Uenic, asegura que al cambiar de carrera pudo convalidar varias clases y por eso “no perdí mi tiempo, al contrario gané conocimientos de Administración de Empresas que se complementarán con los que obtenga en Contabilidad, creo que seré muy competitivo”, afirma el joven.

 

Test vocacional para orientar decisión

Angélica Toruño, Coordinadora de la Escuela de Psicología de la Uenic, explica que cuando un joven se plantea cambiarse de carrera es porque no se siente satisfecho con las clases que recibe, porque se siente frustrado y duda mucho de poder realizarse como profesional.
Añade que los cambios de carreras se dan mayormente durante el primer año de estudio universitario, cuando los jóvenes se desencantan de su primera opción.
Toruño recomienda que los bachilleres realicen test de aptitud para no incurrir  en este tipo de medidas que generan retrasos y gastos. “El test vocacional te ayudará a tomar decisiones más acertadas”,  sostiene la especialista.
Según el Consejo Nacional de Universidades, CNU, para que un estudiante pueda realizar un cambio de carrera debe solicitarlo ante la Secretaría General de cada Alma Máter. Es un trámite no muy tardado que debe realizarse a finales del año lectivo.