•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Son las 2 de la tarde y el calor en la ciudad de Managua ronda los 33 grados centígrados. En la cancha de la Universidad de Managua, UdeM, un grupo de jóvenes sigue atento las instrucciones de un hombre menudo que les orienta levantar la mano, girar a la derecha y levantar la mirada.

Se trata del Ballet Folclórico Indígenas de Mi Tierra de la UdeM, el cual está compuesto por 24 jóvenes, bajo la dirección del profesor Jorge Antonio Mendoza.

Yaoska Jiménez, estudiante de Ingeniería en Sistema lleva tres años siendo parte del ballet, donde alimenta el sueño de viajar y representar a Nicaragua bailando en un escenario extranjero.

“Mi pasión es la danza y en el tiempo que he estado en el grupo he mejorado mis habilidades”, resalta la universitaria.

A Selena Guillén de 17 años, además del gusto por la danza, pertenecer al grupo folclórico le permite acceder a una beca cultural, que según dice, le es de gran ayuda. Reconoce que eso la motiva a esforzarse y dar lo mejor de sí en cada presentación y en los entrenamientos.

El valor del aplauso

Para Cristofer Mayorga, estudiante de Turismo, el baile es un motor que lo impulsa. Su pasión por este arte es tal que dice no tener palabras para describir la sensación que se siente cuando realizan una presentación cultural.

“Cuando escuchás los aplausos del público, te sentís realizado y sabés que las arduas horas de entrenamiento y sacrificios valieron la pena”, comparte.

 

Más de una década en escena

El Ballet Folclórico de la UdeM tiene 12 años de fundación. Según su director, Jorge Antonio Mendoza, generalmente realizan presentaciones en actos culturales de la universidad y, además, atienden invitaciones de instituciones públicas y privadas. Todos los miembros del grupo cuentan con beca completa como estímulo, para que puedan culminar sus estudios.