•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con 19 años de edad, el nombre de la capitalina María Alejandra Solís Zepeda destaca en el primer puesto del cuadro de excelencia académica de la Universidad Politécnica de Nicaragua, Upoli.

María Alejandra cursa el tercer año de la carrera de Derecho, con un promedio académico de 100 puntos.

Cuenta que decidió estudiar leyes influenciada por su papá, quien se desempeña en esa profesión. Dice estar concentrada en mantenerse entre las mejores estudiantes de su generación, pues su meta es consolidarse como una abogada especializada en Derecho Laboral.

¿Cuál es la clave para ser una alumna de 100?

Creo que la clave es que me gusta la carrera que estudio y poner atención en las clases que imparten los profesores. La carrera de Derecho amerita mucho de leer y analizar detenidamente lo que se lee para poder interpretar.

¿Qué rama del Derecho te llama la atención?

Pues al iniciar a estudiar me gustaba el Derecho Penal, pero a medida que he venido estudiando me gusta más lo laboral, me gustaría litigar en el ámbito laboral y defender los derechos de los trabajadores.

A parte de ser una abogada de prestigio ¿algo más con lo que soñés profesionalmente?

Me gustaría ser una juez y, si se puede, llegar a magistrada de la Corte Suprema de Justicia.

¿Qué opinas de la Ley 779?

Yo estoy a favor de la Ley 779, pero creo que se deben aplicar las reformas que permitan la mediación entre ambas partes, en algunos casos.

¿Qué opinas del sistema de justicia de Nicaragua?

Creo que necesitamos hacer un cambio, comenzando desde los abogados que tenemos mala fama, creo que todos necesitamos ser profesionales con ética y moral, y respetar las leyes para que exista justicia.

Fuiste alumna y profesora ¿qué contás de eso?

Esa experiencia fue en primer año, yo destacaba en la clase de Razonamiento Matemático y le brindaba clases de reforzamiento a mis compañeros, también di clases de Derecho Laboral.

También te has involucrado en causas sociales

Pues fue una experiencia muy bonita y gratificante, ya que, durante seis meses, fui parte de la Fundación Dona una Sonrisa, que apadrinaba a niños con cáncer y recolectábamos fondos para llevarles comida, ropa y juegos al hospital donde se encontraban.

 

Tiempo para divertirse

María Alejandra Solís Zepeda, confiesa que no es una chica de andar en fiestas. En su tiempo libre ella prefiere salidas al cine, cenar con sus amigas o ir de paseo fuera de Managua.

Entre sus actividades favoritas menciona las prácticas de tiro en los polígonos, revela que es algo que le apasiona.