•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Necesitamos profesores dinámicos y comunicativos, por el perfil de la carrera. Creo que si solo llegan a dictar una clase, no aprenderemos a hablar el nuevo idioma”, dice Noel Vega, del tercer año de Inglés, en la Universidad Centroamericana, al hablar sobre el tipo de maestros que reúnen sus expectativas y que lo incentivan a estudiar.

Para Milena Gutiérrez, estudiante del tercer año de Comunicación y Relaciones Públicas, en la Universidad de Ciencias Comerciales, UCC, lo más importante es que sus profesores tengan vasta experiencia laboral.

el maestro ideal

“De qué sirve que un profesor tenga muchos títulos y no cuenta con experiencia para explicarnos determinadas situaciones que se dan en el campo laboral”, cuestiona.

Melissa Herrera, estudiante de Derecho, en la Universidad Centroamericana, UCA, y Jefreey Mayorga de Ingeniería Industrial de la Universidad Nacional de Ingeniería, UNI, también opinan que la experiencia laboral es determinante para que un docente pueda transmitir conocimientos a los jóvenes.

Que no sean aburridos

“Prefiero un profesor joven, dinámico, alegre y comprensivo, a uno que solo llegue a sentarse al aula, pues me aburre”, comenta Tahiris Tapia, del tercer año de Comunicación y Relaciones Públicas, de la UCC.

De acuerdo con Kevin Morales, de la UNI, algunos profesores “solo llegan a dictar la clase, entonces tendemos a aburrirnos y hasta dan ganas de dormirse”. Morales cree que cuando se trata de docentes jóvenes no se da ese fenómeno, porque los jóvenes “son más interactivos y hay más química con los estudiantes”.

En ese sentido, la estadounidense Lindsay Mannion, estudiante de intercambio en la carrera de Educación y Español, en la UCA, afirma que le ha ayudado mucho el haberse encontrado con maestros dinámicos, “lo que me ha permitido mejorar mi español”.

Los “aplazados”

Karla López, estudiante de la Carrera de Turismo en la Universidad Evangélica Nicaragüense, Uenic, menciona que no le gustan los maestros que “se creen superiores a los alumnos”.

Tahiris Tapia, de la UCC, dice que los maestros callados y poco comunicativos, siente que no le aportan mucho.

Kevin Morales, de la UNI, aplaza a los docentes que dudan a la hora de explicar un ejercicio, “me topé con uno que explicaba un ejercicio y al final no tenía la respuesta correcta, fue el chiste para toda la clase”, relata.

¿Qué docentes buscan las universidades?

María Lourdes Gómez, vicerrectora académica de la Universidad de Ciencias Comerciales, UCC, explica que esa casa de estudios conforma su personal docente teniendo como base su formación académica, pero sobre todo, tomando en cuenta sus conocimientos prácticos.

“Cuándo seleccionamos a un profesor para que dé clases, valoramos su personalidad; debe ser comunicativo, jovial, debe tener vocación de servicio y ayuda para con los estudiantes”, menciona Gómez.

Soren Chamorro, docente de la Universidad Politécnica de Nicaragua, Upoli, recomienda a los profesores no utilizar la metodología de enseñanza frontal, que es aquella donde el maestro solo llega a dictar la cátedra y el alumno anota lo que escucha.

Chamorro dice que los docentes deben utilizar la metodología activa, que consiste en impartir clases prácticas, donde el alumno tenga voz, para que se sienta parte del sistema.

“Se debe involucrar al estudiante en las clases, se deben fomentar el debate y hacer experimentos para que el joven aprenda haciendo”, apunta.