•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Martha recuerda que estando en cuarto año de la carrera de Administración de Empresas, se le presentó la oportunidad de realizar pasantías en una empresa turística y que como siempre fue una alumna destacada pensó que acoplarse al mundo laboral “no sería tan difícil”.

“Yo podía hacer las tareas que me asignaban en la empresa, pero tardaba más tiempo que otras dos compañeras que al igual que yo estaban en pasantías”, recuerda la joven que terminó su paso por esa empresa con el mal sabor de no quedarse contratada y con una evaluación sobre su desempeño en la que le aconsejaban no dedicar demasiado tiempo a las redes sociales en horas de trabajo.

Rosendo Mayorga, primer vicepresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, considera que las redes sociales cuando se vuelven adictivas limitan la productividad empresarial porque el trabajador descuida sus obligaciones laborales por estar pendiente de lo que pasa en la red.

Según Mayorga, pasar demasiado tiempo en internet desconcentra a los empleados, y cree que esa adicción a las redes sociales es más marcada en países en vías de desarrollo como Nicaragua, que en naciones del primer mundo.

El primer vicepresidente del Cosep señala que con empleados adictos a las redes sociales las empresas sufren problemas en los sistemas informáticos, se brinda mala atención a los clientes, se baja la productividad y, también, la calidad del trabajo que al final representa recarga de trabajo para quienes se desempeñan eficientemente.

Todo a su tiempo

“Creo que estar en redes sociales mientras estás en el trabajo no es muy ético”, señala Malika Dipp, estudiante de Medicina de la Universidad Católica, Unica, quien dice que no se visualiza brindando una consulta y chateando por facebook, “creo que para todo hay tiempo”, señala la futura doctora.

Juan Carlos González, de la carrera de Ingeniería en Sistemas de la Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología, Unicit, opina que las redes sociales deben utilizarse solo en las horas libres. “No es recomendable usarlas cuando estamos en la universidad, mucho menos cuando estemos en un trabajo”, dice.

Afirma que recientemente hizo pasantías laborales y por ética no ingresaba a las redes sociales mientras estaba en la oficina.

Jairo Obando, estudiante de Periodismo en la Universidad Hispanoamericana, Uhispam, opina que “si no necesitás (las redes sociales) para el trabajo, no debes utilizarlas”.

Uso responsable

Massiel Arévalo, estudiante de la carrera de Marketing y Publicidad en la Unicit, cree que los jóvenes siempre van a querer estar conectados a internet, pero reconoce que es necesario hacer un uso responsable de las redes sociales.

“Creo que los varones siempre están en las redes sociales coqueteando con chicas, por lo que no es recomendable estar trabajando y chateando en internet”.

Por su parte Juan Carlos González, de la Unicit, aseguró que las muchachas más que estar en las redes sociales siempre están viendo páginas que ofrecen prendas de vestir.

 

Regular acceso

Leonardo Torrez, rector de la Uhispam, considera que el acceso a las redes sociales debe ser regulado por las empresas y, en ese sentido, señala que tanto la empresa privada como las universidades deben trabajar por formar generaciones de profesionales conscientes sobre la necesidad de hacer uso responsable del internet y de las redes sociales.
“Si uno de los jóvenes que está en la universidad trabaja para el sector público y está chateando hará que los servicios que recibimos sean más lentos y si está en el sector privado será la empresa privada la que tenga baja productividad”, añade Torrez.

 

"Si estás en la oficina no podés entrar a las redes sociales pues es equipo de la empresa, pero si andas tu teléfono y cuentas con tiempo libre y conexión a internet creo que sí podés conectarte".

Kathy Conrado
Estudiante de Farmacia