•   San Marcos, Carazo  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Enrique Zelaya sueña con convertirse en presidente de Nicaragua para contribuir a su desarrollo. Zelaya tiene 19 años y cursa el IV año de Administración de Empresas con mención en Gerencia y Mercadeo en Keiser University.

Desde la universidad, este joven consolida sus cualidades de líder como presidente del gobierno estudiantil, puesto desde donde impulsa causas sociales, ambientales, académicas y espirituales.

¿Desde cuándo sos presidente del gobierno estudiantil?

Recién asumí el cargo y seré el presidente por un año. Pero estoy involucrado en la Junta Directiva estudiantil desde el segundo semestre de primer año.

Veo que te gusta la política ¿pensás incursionar en ese campo?

Yo creo que si se quieren hacer cambios, se debe incursionar en la política y a mí me apasiona. Algún día me gustaría ser político y ser el presidente de Nicaragua.

¿Por qué decidiste estudiar Administración?

El administrador de empresas es un líder y hace planes para guiar una empresa y yo creo tener esas cualidades, además quiero ser empresario.

¿Tenés experiencia laboral?

Estuve un año en el área de Mercadeo de Caterpillar a nivel latinoamericano. Allí aprendí cómo se trabaja en las empresas transnacionales, a trabajar en grupo, a tratar con gente de otras culturas y a elaborar proyectos.

¿Luego de graduarte qué planes tienes?

Quiero salir del país a realizar una maestría en Agro Negocios y regresar a Nicaragua para aportar al desarrollo del país.

¿Qué opinás de los profesionales que estudian en el extranjero y no vuelven al país?

Pienso que la juventud somos el futuro del país, y no creo que sea lo mejor, abandonarlo sin retribuir nada. También pienso que el Gobierno debe mejorar la calidad de la educación y generar empleos atrayendo inversiones.

 

En tiempo libre

Enrique Zelaya es originario de la ciudad de Jinotega. Habla español e inglés y actualmente estudia portugués.

En sus ratos libres le gusta salir a la disco con sus amigos, pero también procura dedicar tiempo para compartir con su familia. Este chavalo se considera un amante de la historia mundial.