•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Be wapa” hace tres años era solo un trabajo de clases. Hoy es una rentable tienda ‘on line’ de ropa femenina y principal fuente de ingresos de John Matamoros, un universitario que no quiso esperar a graduarse para poner a prueba su madera de empresario.

John cursa el IV año de Marketing en la Universidad Americana, UAM. De su idea empresarial cuenta que la concibió para cumplir una asignación de la clase Manejo de Marcas, evaluó su potencial como negocio y decidió apostarle.

Dice que “Be wapa” le permite costear sus gastos, principalmente la mensualidad de la universidad y las cuotas de su automóvil.

¿Cómo se hace? ¿Cuál es la clave? “Creer en uno mismo y hacer lo que se ama”, responde el universitario tras reconocer que el conocimiento obtenido en las clases de mercadeo es importante para mantenerse a flote.

Generación de emprendedores

El término emprendedor se escucha con fuerza entre los universitarios de hoy. Ser empresarios y no empleados es una propuesta que a muchos atrae. Por ejemplo, en la Universidad Politécnica existe un Movimiento de Jóvenes Emprendedores que es dirigido por Marbell Guzmán.

Según esta promotora del emprendedurismo, la falta de financiamiento para los jóvenes limita la creación de nuevas empresas.

Ella señala que las empresas no comienzan ganando y que usualmente durante el primer año se trabaja para recuperar costos de inversión y advierte que incluso se pueden registrar pérdidas. Dice que las utilidades vienen con el segundo o tercer año.

Ella recomienda que todo el que desee pertenecer al club del emprendedurismo debe contar con una idea de negocio definida, preferiblemente con aspectos innovadores que diferencien a su empresa del resto.

 

Entre otros aspectos, menciona:

Diseño de producto: Creación de un producto de calidad y bajo en costos de producción.

Definir mercado: Se debe fijar el público meta o mercado al que se desea conquistar.

Plan de marketing: Se debe crear una imagen que identifique al producto.

 

La meta: ser tu propio jefe

Marla Castillo, estudiante de Administración de Empresas de la Universidad de Ciencias Comerciales, UCC, opina que montar una empresa no es muy difícil y que se puede contar para ello con la colaboración de la familia. “Yo tenía una empresa de bisutería y no necesitaba invertir mucho dinero; por ejemplo, para hacer marketing me valía de las redes sociales”, destacó Castillo.

“Quiero ser un empresario y ser mi propio jefe”, expresa Ramón Castillo, de IV año de Administración de Empresas de la Universidad de Ciencias Comerciales, quien considera que los gobiernos y la empresa privada deben incentivar a los universitarios para que creen las pequeñas y medianas empresas que fomenten el desarrollo económico de Nicaragua.

“Podés hacer una empresa sin tener que ser un empleado toda la vida”, es la opinión de Carlos Herrera, estudiante de Arquitectura de la Universidad Nacional de Ingeniería, UNI, quien se ha fijado como meta crear una firma de arquitectos que trabajen de forma independiente en la construcción de complejos urbanísticos.

La ruta legal

María Albertina Cruz, abogada especialista en Derecho Mercantil, explica que la constitución legal de una empresa no es un proceso complicado si se cuenta con asesoría de expertos en la materia. Cruz señaló algunos de los procesos que se deben seguir si se quiere fundar una empresa.

Registrarse en la Alcaldía.

Registrarse ante la Dirección General de Ingresos, DGI.

De ser una sociedad, se debe registrar en el Registro Público.

Obtener permisos de instituciones como la Policía Nacional o el Ministerio de Salud, todo en correspondencia con el ramo del negocio.

 

Apoyo a proyectos con potencial

El Programa Emprendedurismo Dinámico, que impulsan el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, y la Cámara de Comercio de Nicaragua busca proyectos de emprendimiento con potencial de crecimiento, aseguró Regina Lacayo, encargada de esa oficina.

Según Lacayo, el programa estimula a los jóvenes a ser empresarios creativos que brinden soluciones a las necesidades del mercado.

Si tenés un proyecto dinámico, creativo y emprendedor, podés postularte y acceder, entre otras cosas, a asesoría especializada. Se aceptan empresas recién formadas o con menos de cinco años de operaciones.

Además de asesoría, ellos les brindan apoyo en la búsqueda de financiamiento para expandir la empresa. Para mayor información pueden dirigirse a la Cámara de Comercio de Nicaragua y preguntar por Regina Lacayo, coordinadora del proyecto.