•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los estudiantes universitarios en la región parecen tener una preferencia bien marcada a favor de programas académicos orientados exclusivamente a las profesiones. La característica de estos últimos es que carecen de un fuerte componente interdisciplinario, o sea, de estudios generales que incluyen disciplinas como filosofía, ética, matemáticas, ciencias naturales, literatura universal, historia, lenguajes, política, música y arte. Esta preferencia tiene su razón de ser en el supuesto que entre más especializado esté uno en una determinada carrera, mayor será su productividad y por ende el salario que recibirá.

De acuerdo con Donald Asher, “America´s Job Search Guru”, las habilidades cruciales de aquellos que han realizado estudios multidisciplinarios incluyen: excelente comunicación escrita y verbal, habilidad para hablar y escribir en por lo menos un lenguaje extranjero, conocimientos multiculturales, habilidad con las matemáticas, capacidad para la investigación, pensamiento crítico, analítico y creativo, efectividad con lo ambiguo, y síntesis de nuevas ideas. De acuerdo con los hallazgos encontrados en la Encuesta de Habilidades y Atributos Buscados por los Empleadores en los Graduados del 2013, los cuales fueron publicados recientemente en Job Outlook 2013, ocho de las diez habilidades más deseadas por los empleadores son habilidades que se desarrollan únicamente a través de estudios generales o multidisciplinarios.

Otra ventaja de una educación multidisciplinaria es que prepara al estudiante para una vida de múltiples ocupaciones y no para lo ocupación de toda una vida. Es un hecho empíricamente comprobado que en nuestros tiempos el profesional promedio desempeña de cinco a seis diferentes ocupaciones a lo largo de su vida laboral. Más importante aún, una educación multidisciplinaria perfecciona las habilidades interpersonales de las personas, las hace mejor participantes dentro de equipos de trabajo y mejora su adaptabilidad al cambio.

Me atrevo a decir que si se otorga un mayor énfasis al desarrollo de habilidades concretas, esto tendrá un impacto dramático y duradero sobre la tasa de crecimiento y la reducción de la pobreza en Nicaragua. Un ejemplo práctico de lo que estoy diciendo es el aprendizaje de un idioma foráneo, el componente más emblemático de una educación multidisciplinaria. En este sentido, el aprendizaje del inglés en Nicaragua le está facilitando a miles de jóvenes y estudiantes universitarios un nivel de ingreso mayor que el que ganarían en el futuro después de graduarse como profesionales.

 

*Presidente Keiser University Latin American Campus