•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Fernando Guevara, de 16 años, tiene claro que su futuro profesional está ligado al comercio y a las ventas. Con mucha seguridad expresa que posee “talento” para destacar en ese ramo y se le nota listo para debutar como universitario en la carrera de Mercadotecnia, en la Universidad Politécnica de Nicaragua, Upoli.

Este chavalo recién graduado del Instituto Nacional “Maestro Gabriel”, de Managua, se muestra confiado con su elección y comparte que eligió la Upoli porque considera que es una buena universidad y, además, le queda cerca de su casa.

Contrario a Guevara, existen bachilleres que aún no visualizan su camino profesional; otros están ansiosos por incorporarse a las universidades porque les intriga cómo será su nueva etapa académica.

¿A qué le temen?

Jessica Alizaga, bachiller del Colegio Latinoamericano, de Managua, asegura que lo más duro es alejarse de sus compañeros de toda la secundaria.

“Iremos a universidades diferentes, estudiaremos carreras diferentes y debo hacer nuevos amigos, eso es complicado”, indica.

Carlos Gaitán, originario de El Viejo, Chinandega, quiere ser médico y para él lo más duro no es el examen de admisión que hace la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN, a los nuevos aspirantes, sino tener que alejarse de su familia. “Si quiero triunfar en la vida, debo hacer sacrificios como dejar a mi familia y venirme a una ciudad que no conozco”, expresa Gaitán.

Cuando fui “pelón”… Wanda Leiva recuerda que su primer año en la universidad fue muy duro: un horario de clases diferente al que tenía en la secundaria; nuevos compañeros y materias de estudio más complejas.

“La universidad te da más libertad, pero debés ser responsable”, destaca Leiva, quien actualmente cursa IV año de la carrera de Odontología en la Universidad Americana, UAM.

Leiva recomienda a quienes ingresarán a la universidad este año que se enfoquen en los estudios, que eviten reprobar materias, ya que luego esa falla te obliga a tomar cursos de verano. “También debés evitar salidas sociales”, añade la universitaria.

La recomendación de Alberto Navarrete, también estudiante de la UAM, es evitar los vicios como el cigarrillo y el alcohol. “Si caés en los vicios, después es difícil que salgás de ellos; lo mejor es no probarlos. Aquí en la universidad por no tener horarios fijos como en la secundaria podés inventar una mentira y escaparte a hacer cosas indebidas”, advierte Navarrete.

Claves del éxito

Auxiliadora Venerio, psicóloga y encargada de Bienestar Estudiantil de la Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología, Unicit, comparte algunos aspectos a tomar en cuenta para lograr un mejor desempeño en la universidad.

Apoyo de los padres. Es muy importante el apoyo de los padres hacia los jóvenes en esta nueva etapa de la vida. Los tutores deben monitorear a sus hijos y fortalecer los lazos de comunicación. Si los jóvenes salen de su casa por estudio, es importante mantener la comunicación telefónica.

Ingresar a círculos de estudios. Si a los jóvenes se les dificulta adaptarse a la metodología de las clases universitarias, es recomendable que se integren a grupos de estudios.

Promover interacción. Es aconsejable que los alumnos de nuevo ingreso se incorporen a grupos estudiantiles, deportivos, culturales o de otro ámbito, para vencer la timidez y adaptarse a la nueva vida.

Responsabilidad. Los jóvenes deben ser responsables y disciplinados en los estudios, asistir a las clases, estudiar y entregar tareas puntualmente.

 

¡Leer es importante!

“La preocupación del joven en la universidad no debe ser sacar buenas notas, sino preocuparse por aprender y eso se logra con mucha lectura, con lectura analítica y crítica”, destacó Renata Rodrigues, vicerrectora académica de la Universidad Centroamericana, UCA.

 

¿Cuál es la mejor universidad?

La elección de la universidad es parte de las decisiones claves. Hay quienes optan por universidades estatales porque confían en su trayectoria.

“Yo voy a estudiar en la UNAN, quiero sacar la carrera de Turismo Sostenible, porque pienso que el país tiene mucho potencial en ese campo y considero que esa universidad es la mejor de Nicaragua”, dice Jessica Hernández, de 17 años.

Otros apuntan a la oferta privada porque ofrece mayores opciones de estudio y nuevas metodologías de enseñanza.

Brandon García, por ejemplo, estudiará Administración de Empresas, y aunque aún no se matricula en ninguna casa de estudios, dice que optará por una universidad privada pues considera que garantizan calidad en la educación y un cuerpo docente de alto nivel.