•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los universitarios actuales necesitan más que libros y cuadernos para alcanzar un alto nivel de formación. La tecnología invade las aulas como una poderosa herramienta de estudio.

Y es que el cambio tecnológico tiene un impacto importante en la educación, considerando que los estudiantes deben ser capaces de construir su propio conocimiento, para adquirir competencias específicas que les permitan un aprendizaje significativo y colaborativo con la ayuda de las herramientas web 2.0/3.0.

A continuación algunos instrumentos con los que debe contar el alumno del siglo XXI.

 

1. Laptop o tablet. Es muy importante que un alumno disponga de una laptop o tablet con acceso a datos (internet), para acceder a información en línea; también puede visualizar soluciones de casos de estudios compartidos en la web, y hasta puede realizar los trabajos orientados.

2. Aulas virtuales. Es una herramienta (LMS – Plataforma Virtual) que le brinda a los estudiantes la posibilidad de estudiar en línea, en un entorno privado que les permite la administración de procesos educativos basados en un sistema de comunicación virtual.

3. Pizarra digital. Fomenta la interactividad y participación de los estudiantes de una manera sencilla y novedosa, ya que el maestro puede compartir contenidos multimedia e interactuar con los alumnos. Esta herramienta dinamiza el proceso de enseñanza y por tanto contribuye a atrapar la atención de los estudiantes. Su principal ventaja es que al final de la clase el maestro puede facilitar las grabaciones de las sesiones que puede reproducir el estudiante en caso de no haber captado la explicación durante la clase.

4. Centro audiovisual. Está comprobado que los medios audiovisuales son un importante recurso en la educación, ya que los sentidos de la vista y el oído estimulan el interés. El centro audiovisual es un apoyo para el maestro, pues logra atrapar la atención de los jóvenes.

5. Smartphone. Algunas universidades de América Latina utilizan el ‘mobile learning’ (aprendizaje móvil), como un nuevo modelo pedagógico para complementar los procesos de aprendizaje y la relación alumno-docente. Por tanto es una necesidad que los universitarios dispongan de un teléfono inteligente, ya que es una herramienta que les permite mayor interacción con los docentes; ya sea para visualizar parte del contenido de aprendizaje o para tener un mayor flujo de comunicación y hacer coordinaciones como recordatorios de plazo de actividades y tareas.

 

* El autor es director de UCC-Virtual.