•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Minutos antes de pasar frente a sus compañeros para defender el trabajo que preparó con esmero, un sudor inusual baña su cuerpo. Comienza a hablar y se pega. Son los síntomas de los nervios que atacan a José Andrés Vanegas cada vez que habla ante un público.

El muchacho, que cursa el tercer año de Ingeniería Civil en el Instituto de Estudios Superiores de la Universidad Nacional de Ingeniería, IES-UNI, reconoce que padece miedo escénico y que eso le impide obtener buenas calificaciones con sus proyectos académicos.

Según Erick Carrión, docente de la Universidad de Managua, UdeM, lo que le ocurre a José Andrés es frecuente, sobre todo al inicio de la vida universitaria.

“Muchos jóvenes universitarios, principalmente de los primeros años, tienen problemas al expresarse en público”, señala el catedrático.

Eso lo experimentó Griselda Cajina, cuando debutó en la universidad en la carrera de Filología y Comunicación. Se recuerda tímida, al punto de que en una ocasión que debía exponer se quedó con “la mente en blanco” y no pudo continuar la presentación.

Cajina dice que por el giro de su carrera tuvo que vencer el miedo de hablar frente a las personas, y que le ayudó mucho leer y analizar lo que dirá con anterioridad.

Pánicos escénicos

Hazel Pineda estudia Ingeniería Civil en la UNI y se incluye en la lista de quienes padecen miedo escénico. Le pasa desde niña; confiesa que está trabajando en superar ese problema porque no quiere que le afecte en el ámbito laboral.

Carlos Balmaceda, estudiante de la Universidad Evangélica Nicaragüense, Uenic, aseguró que para no tener miedo al momento de hacer exposiciones él se prepara con varios días de anticipación leyendo mucho y compartiendo con sus compañeros lo que va a decir. El psicólogo Andrés Gaitán añade que la mejor manera de vencer el miedo es prepararse adecuadamente, pues incluso eso reduce los riesgos de errores o faltas.

También menciona que pensar positivamente antes y durante la intervención favorece mucho a lograr el objetivo con éxito.

 

Deben prepararse

“Las presentaciones electrónicas son una guía, el expositor no puede leer todo lo que contiene la presentación pues dejaría de ser una exposición y se convertiría en una lectura”, resaltó la vicerrectora académica de la UCA.

 

3 claves contra el miedo

Explicar un proyecto de forma segura y clara solo es posible cuando se domina el tema a abordar. Renata Rodríguez, vicerrectora académica de la Universidad Centroamericana, UCA, comparte claves para lograrlo, entre las que menciona mucho estudio y cero improvisación.

 

1 Dominio del tema. El primer paso para realizar una exposición de calidad es dominar el tema que vas a abordar. “Para estar claro de lo que se va a decir en público el joven o el profesional debe leer, investigar, analizar, comparar”, recomienda la vicerrectora de la UCA.

2 Planificación. Una exposición no se planifica la noche antes. Debe tomarse el tiempo para definir las ideas principales, organizarlas y sintetizar, pues se debe lograr que el público quede claro del asunto a abordar.

3 Ensayar. Antes de exponer un proyecto académico se debe ensayar lo que se va a decir. Rodríguez recomienda practicar frente al espejo, o bien invitar a los amigos o familiares.

 

 

"Yo domino la situación y me concentro en lo que hablo, una buena técnica es no estar viendo fijamente a tus compañeros y maestros".

Frania Benavides.

Estudiante de Ingeniería Industrial.

 


"Cuando hago exposiciones me entra un poco de nervios, siento que todo el mundo me observa y tengo miedo a equivocarme, pero luego recuerdo que me están evaluando y trato de controlarme”...

Elin Carolina López.
Estudiante de IV año de Ingeniería Química.

 

 

 

¿Por qué tanto nervio?

Miedo a las críticas.

Miedo al fracaso.

Ansiedad al sentirse el centro de atención.

Poder demostrar ignorancia del tema a tratar.

Miedo a las posibles reacciones negativas de los espectadores.

Temor a las burlas de los compañeros.

No prepararse bien.

 

Fuente: Andrés Gaitán, psicólogo.