• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Moisés Ramírez cursa el V año de Administración de Empresas en la Universidad Central de Nicaragua, UCN, y se considera afortunado porque tiene un trabajo que consiguió con el respaldo de la experiencia adquirida en sus dos pasantías profesionales.

“Realizar pasantías te brinda mayores conocimientos sobre tu carrera y fortalece tu currículum, aunque es muy sacrificado, ya que debés combinar las clases y las tareas laborales; en mi caso tuve que pasar del turno matutino al nocturno”, compartió Ramírez.

Recuerda que hizo pasantías en tercer año de la carrera y en ambas “me ofrecían viáticos que permitían cubrir mi alimentación y los pasajes, pero sé que hay instituciones que no apoyan económicamente y eso no debería de ser así”, destacó Ramírez.

Andrea Sandino, alumna de Psicología de la Universidad Evangélica Nicaragüense, Uenic, también opina que las empresas deben apoyar económicamente a sus pasantes, argumentando que deben costear movilización y alimentación.

Viáticos opcionales

Doris Saldomando, Directora de comunicaciones de UCN, expresa que la asignación de viáticos es algo muy bueno, “pero eso depende exclusivamente de las empresas”.

Al margen de la retribución económica, Saldomando destacó el valor que tienen las pasantías en la formación de los futuros profesionales, pues les permite combinar la teoría con la práctica “y pueden enterarse cómo es verdaderamente el mundo laboral”.

Ausberto Narváez, Gerente General del American College, también opinó a favor de que tanto las instituciones públicas como privadas ofrezcan viáticos a los pasantes. Igualmente resaltó que hacerlas, aporta sustancialmente en la formación de los estudiantes.

"Yo no digo que sea un pago como a un trabajador normal, pero las empresas deben ser conscientes que los estudiantes tenemos nuestras necesidades económicas y que nosotros también les brindamos apoyo a ellos".

Andrea Sandino

Estudiante de Psicología .

"En las pasantías te probás qué tanto sabés, yo por ejemplo aprendí mucho y tenía un horario flexible; lo malo es que no tenía ningún viático y las clases se pusieron más pesadas y por eso decidí abandonarlas".

Francisco Blandón

Estudiante de Ingeniería en Computación y Telemarketing.