Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

El rompimiento de relaciones diplomáticas con Colombia no tiene grandes repercusiones económicas para Nicaragua, ya que el intercambio comercial entre ambos países es muy bajo, y la medida es más bien un respaldo diplomático hacia Ecuador, opinó el economista Néstor Avendaño.

El presidente Daniel Ortega anunció ayer el rompimiento de las relaciones diplomáticas con el país suramericano, al momento de recibir a su homólogo ecuatoriano Rafael Correa, como un gesto de solidaridad al visitante, por el ataque que el ejército colombiano hizo a los guerrilleros de las FARC en suelo ecuatoriano.

Para Avendaño, la medida no tiene grandes repercusiones económicas, ya que el intercambio comercial entre ambos países se mantiene en niveles demasiado bajos, sobre todo por el arancel del 35 por ciento que impuso Nicaragua a los productos de origen colombiano en diciembre de 1999.

En el año 2007 Nicaragua exportó 2.6 millones de dólares en diferentes productos a Colombia, de un total de mil 202 millones de dólares que suman las exportaciones totales de ese año.


Ventas mínimas
Las exportaciones a Colombia en 2007 representan el 0.2 por ciento del valor total de las ventas al exterior de Nicaragua.

El economista agregó que en el año 2007 Nicaragua importó 14.8 millones de dólares en productos colombianos, de un total de 3 mil 530 millones de dólares que sumaron las compras en el exterior.

Avendaño dijo que las importaciones a Colombia significaron en 2007 apenas el l0.4 por ciento del total de bienes que Nicaragua compró en el extranjero.

“Son mínimas las relaciones comerciales y no veo grandes repercusiones, además, que desde el gobierno de Arnoldo Alemán se mantiene el arancel del 35 por ciento a los productos colombianos”, explicó.

El arancel del 35 por ciento fue denominado “impuesto patriótico” por el gobierno de Alemán, y se estableció también para los productos originarios de Honduras, cuando ambos países firmaron un acuerdo limítrofe que cercenaba parte del mar territorial de Nicaragua.

El arancel fue suspendido varios años después a los productos hondureños, pero se mantiene para los colombianos, lo que, según Avendaño, puede ser causa de que el comercio entre ambos países se mantenga a un mínimo nivel.

Aunque el comercio entre ambas naciones es muy poco, con el rompimiento de relaciones se reducirá a cero, porque según Avendaño, además de lo diplomático, también se retiran las oficinas comerciales y de cualquier tipo.

El economista afirmó que de manera general, Nicaragua tiene pocas relaciones económicas y financieras con América del Sur, y con Colombia aún menos.

La relación económica más importante con Suramérica es el suministro de petróleo que brinda Venezuela, según Avendaño.

En agosto del año pasado Colombia suscribió un Tratado de Libre Comercio (TLC) con El Salvador, Guatemala y Honduras, países a los que les vende anualmente unos 250 millones de dólares, lo que representa el 1.14 por ciento del total de las importaciones de esas naciones, que importan 21 mil millones de dólares.

El monto tampoco representa mucho para Colombia, que en 2006 exportó en total más de 24 mil millones de dólares.