•  |
  •  |

El embajador del Reino de los Países Bajos, Lambert Grijns, confirmó a EL NUEVO DIARIO, que el retiro de la cooperación bilateral se hará efectivo y será gradual para dar la oportunidad al cierre oficial de proyectos financiados por Holanda. Pero será un retiro  “paulatino”.

Lo anterior lo sostuvo ayer durante la Feria del Maíz y la Papa que organizó la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, en Managua.

“El gobierno anunció el retiro paulatinamente de la cooperación holandesa de Nicaragua, además en otros países estamos también cerrando, en casi la mitad de los países beneficiarios donde cooperábamos”, indicó.

De acuerdo con el diplomático, el Reino de de los Países Bajos ha estimado que la cooperación termine de retirarse de Nicaragua en un período de dos años, tiempo suficiente para culminar diferentes programas que aún están en ejecución.

“Todavía no hemos suspendido nada, lo que si decimos es que no vamos a comenzar nuevos proyectos, entonces, lo que tenemos lo vamos a implementar.  Vamos a respetar los contratos, por esta razón vamos a quedarnos por lo menos dos años más para terminar los proyectos que están en camino”, recalcó.

Añadió que: “al mismo tiempo que terminemos los proyectos, vamos a iniciar una forma de ayuda regional…vamos a invertir más en los temas de buena gobernabilidad, desarrollo humano, democracia y la seguridad en general”.

A futuro enfoque sería  en lo no tradicional
Grijns también expresó que existe la posibilidad de hacer una reformulación de la cooperación a largo plazo, es decir, que Holanda podría cooperar con Nicaragua de forma “no tradicional”, con proyectos focalizados a otras áreas de desarrollo, como un impulso a las relaciones comerciales entre el país y Europa.

De igual forma descartó el retorno a Nicaragua de la cooperación tradicional, ya que existen más posibilidades de un tipo de “ayuda diferente”.

El diplomático recordó que la relación bilateral existe no solamente a base de la cooperación y ayuda al desarrollo, sino que hay otras formas de que dos naciones mantengan vínculos, por lo que destacó la importancia del desarrollo de relaciones  bilaterales políticas, económica comercial, turísticas y culturales.

 “Nicaragua está desarrollándose de su propia manera y nosotros como donantes tenemos, lentamente que retirarnos, pero eso no significa que no nos estamos quedando en otros terrenos como la política y el diálogo bueno para el gobierno, cada vez más necesario para la Unión Europea”, puntualizó.

Su incidencia
350 millones de dólares es lo que desembolsó el Reino de Píases Bajos en los últimos díez años al país.

1,000 mil millones de dólares se cuantifica el apoyo descrito en las últimas tres décadas en términos de cooperación bilateral.