•  |
  •  |

Desde hace dos años Eliette María Valdivia, originaria del barrio Grenada en Managua,  es parte de una microempresa de desechos conformada por dos mujeres y un hombre.   

Ella recuerda  que en ese entonces  “recogían”, a la semana,  tres quintales de botellas de plástico, bolsas y sillas viejas de plástico en La Chureca y mercados de la capital,  con lo que obtenían 300 córdobas al mes.

Hoy día dice que   acopian hasta 30 quintales del material que les genera hasta 3,000 córdobas cada ocho días.  

“La inversión que hacemos es de  500 córdobas, así que el resto del dinero lo dividimos para los gastos y con eso  mantenemos la familia. Ideay, es buen negocio”, plantea.

Al igual que Valdivia,  los trabajadores de siete microempresas y dos cooperativas locales están reportando más ventas y más ganancias, que alcanzan hasta 900% o más, según el tamaño de  la unidad empresarial con apoyo de  Reciclaje y Negocios Internacional, Renisa, la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, y el programa Empresas y Empleos de  la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid.

Renisa factura más de dos millones de córdobas

“Es una relación ganar-ganar”, sostiene el director de Empresas y Empleos, Danilo Cruz-De Paula, tras la inauguración del tercer Tiangue Ecológico en el país.
Renisa por ejemplo,  está exportando, en lo que va del año, más de dos millones de córdobas al mes, en gran medida  con el acopio del segmento descrito.  
“Eso significa que estamos duplicando las ventas externas que tenemos en el mercado centroamericano, sudamericano y estadounidense. Esto  en relación a un año atrás”, detalla Reina Rodríguez Pavón, Gerente de Renisa.
Rodríguez señala que están generando más de  200 nuevos empleos.  

“La meta es ampliar está cifra al término del año, y cerrar las exportaciones (al mes) con un crecimiento del  50% en relación a lo que se factura en el indicador actualmente, gracias al modelo que estamos desarrollando con Empresas y Empleos”, precisa.

Cruz-De Paula  enfatiza al respecto que están “contentos” con el desarrollo de la metodología del negocio en mención.

“El papel de Renisa como empresa ancla del proyecto, era organizar a sus proveedores, darles asistencia técnica,  dotarlos de equipos… con el fin no necesariamente de verlo como Responsabilidad Social Empresarial (RSE), que tiene sus elementos, sino como un esquema de negocios que les beneficia y que sea autosostenible, eso lo hemos logrado”, destaca.

 

Inversión
39 mil dólares  desembolsó Usaid para  apoyar a los microempresarios de la basura. Un poco más de eso invirtió Renisa.

 

Fuente: Renisa y Programa Empresas y Empleos.