•  |
  •  |

En los próximos dos años, Nicaragua recibirá un total de 171.2 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo, BID,  en concepto de préstamos y donaciones, como efecto de la “recapitalización” del Banco ocurrida el año pasado,  según confirmó  ayer en Managua  la  representante de la entidad en  Nicaragua,  Mirna Liévano.

Del monto descrito, que serán manejados por el sector público,  al menos 119.8 millones de dólares, es decir  un  70%, se enfocarán en proyectos de infraestructura: mejores carreteras y acceso a energía.  El resto se distribuirá en programas sociales, transporte, ambiente y gestión fiscal, entre otros.

La funcionaria expuso lo anterior, tras anunciar la inauguración del nuevo edificio del BID previsto para el próximo sábado en la capital, e informar de la llegada, para ese fin, del presidente de la institución,  Juan Alberto Moreno, quien  por tercera ocasión visitará el territorio.

Moreno  se reunirá con el Presidente de la República, Daniel Ortega, para discutir temas “de interés”.

Liévano indicó que  los recursos descritos  ya se aprobaron para el país,  y se asignarán entre 2012 y  2013. La cifra definida para Nicaragua en los próximos dos años,  representa un incremento de 1.2 millones de dólares respecto al financiamiento otorgado entre 2010 y 2011,  e implica el doble de lo brindado entre 2008 y 2009.

Satisfechos con macroeconomía  
“Lo que cambia con el nuevo financiamiento es que para Haití no serán préstamos, sino donaciones e implicará además  la condonación total de la deuda.  Para Nicaragua, Guyana, Honduras y Bolivia, que son parte de los cinco países más pobres de Latinoamérica,  son recursos en condiciones concesionales”, explicó.

Liévano recordó que el  apoyo financiero descrito, parte de un cálculo meramente financiero de reparticipación, pero “luego hay una serie de indicadores, como la situación de la cartera que también se valora para otorgarlo”, argumentó. En ese contexto,  manifestó que están “satisfechos” con el comportamiento macroeconómico local.

“En la medida en que la situación macroeconómica mejora y se reduce el déficit fiscal el margen, por ejemplo, de la sostenibilidad  de la deuda mejora”, dijo.

Dejó entrever un adecuado manejo de los recursos, pues  señaló que el BID es estricto. “Tiene controles, todas las contrataciones y procesos tienen que llevar la no objeción del Banco… de modo que la pulcritud que se tiene en los recursos es importante, porque si hay cualquier irregularidad en cualquier país eso puede conllevar a la cancelación de desembolsos”,  rememoró.

Aunque ese no es el caso de Nicaragua. Liévano sostuvo precisamente que el nuevo edificio de la institución  demuestra  el apoyo a largo plazo que vislumbran para Nicaragua, independientemente del gobierno de turno.

En 10 años, una muestra
1,400  millones de dólares en concepto de inversión, donaciones y cooperación técnica otorgó el BID en los últimos diez años.

1,172 millones de dólares fue el monto condonado por el BID al país a través de la Iniciativa para Países Altamente Endeudados (HIPC) y Reducción de Deuda Multilateral en 2007.

100 mil personas tienen acceso seguro a agua potable con el impulso del Banco.

40 mil fincas han sido beneficiadas con el proyecto de trazabilidad bovina apoyada por la institución.

60% aumentó el número de contribuyentes del RUC  el año pasado,  en el proyecto de Gestión Fiscal.

50% redujo la entidad el pago de intereses en 15 préstamos en 2010.
20%  es la disminución en concepto de pérdidas  en la distribución de energía, lograda con el apoyo de la entidad.