•  |
  •  |

Un CA-4 “más robusto” y un comercio intraregional “más dinámico”, tras la incorporación de Honduras a la  Organización de Estados Americanos,  OEA, auguró ayer el experto en temas de Integración y rector de la Universidad American College, Mauricio Herdocia.

El analista manifestó que: “Ya se ha anunciado que Nicaragua pasará a formar parte del acuerdo de Unión Aduanera y del acuerdo complementario de este proceso, que había firmado originalmente Guatemala y El Salvador, y al que se había adherido Honduras (los países del CA-4), entonces el paso del país es muy importante porque veremos una participación más activa, en términos precisamente aduaneros”.

Recordó que en los dos últimos años los avances que se tuvo en ese esfuerzo  fueron técnicos. “Pero ahora se necesita, y podríamos ver un proceso que muestre su vigor comunitario”, dijo tras reiterar, que en términos comerciales, a nivel interno y externo, también habrá más dinamismo.

Aunque apuntó que  le  toca a Nicaragua y Honduras liderarlo.

“Eso implica estrechar su relación comercial como países de menor desarrollo relativo, algo que reconocen el resto de naciones de la región. Y, además, deben liderar el proceso de Unión Aduanera eso implica, de entrada, la generación de aduanas periféricas y comunes para todos los países”, rememoró.

Exportadores aliviados
Aparte de eso, “conlleva a tener un arancel externo común y al fortalecimiento de la zona de libre comercio. Es decir estamos en un nuevo escenario político, donde ya la región aparecerá completa no fragmentada, y eso tiene que aprovecharse”, destacó.

Entre tanto, el  director ejecutivo de la Unión de Productores de Nicaragua, Upanic, Felipe Argüello, consideró que la inserción de Honduras a la OEA, es una “buena” noticia desde todo punto de vista.

Argüello indicó que entre el 75 y 80%  de las exportaciones nicaragüenses que deben cruzar el Océano.

Atlántico para llegar a su destino, pasan por Puerto Cortés, Honduras, de manera que el restablecimiento de las relaciones con el país descrito, pone fin a una serie de atrasos comerciales que venían enfrentando en los dos últimos años, tras el Golpe de Estado al presidente Manuel Zelaya.

La tendencia

5, 274
millones de dólares constituyó el comercio intraregional en 2009.
5,902
millones de dólares implicó en 2010.