• |
  • |

El embajador de México en Nicaragua, Raúl López Lira, adelantó a EL NUEVO DIARIO que representantes del grupo mexicano Gruma, Grupo Maseca, visitaron el país con el objetivo de promover la construcción de una planta procesadora de harina de maíz.

Gruma fue fundada en 1949 y es vista como líder mundial en la producción y comercialización de harina de maíz y tortilla. Opera en México, Estados Unidos, Centroamérica, Venezuela, Paraguay, Europa, Oceanía y Asia. Cuenta con alrededor de 20,000 empleados y 95 plantas.

Según el embajador, el Grupo tiene interés en abrir una planta de procesamiento de maíz, a más tardar en 2012, “ya que las once plantas que tienen ellos en el resto de Centroamérica, ya están saturadas, entonces se está hablando con las autoridades para traer esa nueva inversión posiblemente a Nicaragua”, refirió el diplomático sin referir el monto que podría implicar. El director ejecutivo de la Agencia de Promoción de Inversiones de Nicaragua, ProNicaragua, Javier Chamorro, confirmó que Gruma está evaluando instalarse en el territorio.

Aunque comentó que al respecto no se tiene claro fechas ni detalles de la inversión.

Apoyo a pequeños
Según López, para Nicaragua se está pensando en construir “una planta grande” por lo que se han reunido con diferentes sectores económicos, que no especificó.

Otro de los atractivos de la inversión, de acuerdo con el embajador, es el sistema de apoyo que materializaría para el sector agrícola.

Es política de Gruma “dar financiamiento a los productores y apoyo para que una vez que tengan el maíz, se lo compran y con eso, ellos también pueden obtener créditos para seguir produciendo, entonces se hace una cadena”, explicó.

Agregó, que de establecer su planta a nivel local apoyarían a la mujer productora de tortillas, con la construcción de puestos de venta de este producto alimenticio, en mercados y colonias.

El presidente de la Cámara de la Industria de Nicaragua, Cadin, Mario Amador, consideró que esa es una gran oportunidad para el sector agroindustrial del país.

“Es una inversión que se ha estado buscando desde hace 10 años porque sabemos que con esto le podemos dar mayor valor agregado a la producción de maíz, por lo que tenemos grandes expectativas”, apuntó.

Impacto laboral

700 a 1,000 empleos directos podría generar la empresa si se instala en el territorio.

Gruma fue fundada en 1949 y es vista como líder mundial en la producción y comercialización de harina de maíz y tortilla. Opera en México, Estados Unidos, Centroamérica, Venezuela, Paraguay, Europa, Oceanía y Asia. Cuenta con alrededor de 20,000 empleados y 95 plantas.
Según el embajador, el Grupo tiene interés en abrir una planta de procesamiento de maíz, a más tardar en 2012, “ya que las once plantas que tienen ellos en el resto de Centroamérica, ya están saturadas, entonces se está hablando con las autoridades para traer esa nueva inversión posiblemente a Nicaragua”, refirió el diplomático sin referir el monto que podría implicar. El director ejecutivo de la Agencia de Promoción de Inversiones de Nicaragua, ProNicaragua, Javier Chamorro, confirmó que Gruma está evaluando instalarse en el territorio. Aunque comentó que al respecto no se tiene claro fechas ni detalles de la inversión.

Apoyo a pequeños
Según López, para Nicaragua se está pensando en construir “una planta grande” por lo que se han reunido con diferentes sectores económicos, que no especificó.
Otro de los atractivos de la inversión, de acuerdo con el embajador, es el sistema de apoyo que materializaría para el sector agrícola.
Es política de Gruma “dar financiamiento a los productores y apoyo para que una vez que tengan el maíz, se lo compran y con eso, ellos también pueden obtener créditos para seguir produciendo, entonces se hace una cadena”, explicó.
Agregó, que de establecer su planta a nivel local apoyarían a la mujer productora de tortillas, con la construcción de puestos de venta de este producto alimenticio, en mercados y colonias.
El presidente de la Cámara de la Industria de Nicaragua, Cadin, Mario Amador, consideró que esa es una gran oportunidad para el sector agroindustrial del país.
“Es una inversión que se ha estado buscando desde hace 10 años porque sabemos que con esto le podemos dar mayor valor agregado a la producción de maíz, por lo que tenemos grandes expectativas”, apuntó.