•  |
  •  |

El 24 de febrero de 2010, 87 diputados aprobaron la “Ley Especial para el establecimiento de Condiciones Básicas y de Garantía para la renegociación de adeudos entre las instituciones de microfinanzas y deudores en mora”, conocida como la Ley de Moratoria, cuyo objetivo era beneficiar a unos 5 mil productores y comerciantes agrupados en el movimiento conocido como los “No Pago”.

Sin embargo, desde hace algunas semanas este movimiento volvió a salir a las calles demandando nuevamente una renegociación de sus deudas. Entonces, ¿Para que sirvió la Ley y a quiénes benefició?

Omar Vílchez, dirigente del Movimiento de los ‘No Pago’, explicó que la Ley de Moratoria estableció una tasa de interés bajo la cual se haría la negociación de sus deudas.

“Esa tasa era del 16%, y se dejó a la Superintendencia de Bancos Siboif, como órgano garante de los arreglos de pago que suscribieran de manera individual las microfinancieras y los morosos.  Sin embargo, las autoridades de la Siboif, 25 días después de aprobada la Ley, sacan una normativa para regular dicha Ley, y establece que los gastos de avalúos iban por el cliente, al final si sumábamos todos los gastos, el interés se subía a más del 20% y nosotros no íbamos a permitir eso”, manifestó Vílchez.

La Ley de Moratoria estableció que era competencia de la Siboif, emitir una normativa especial de aplicación general, tendente a establecer mecanismos y procedimientos que garantizarán el normal y adecuado desarrollo del proceso de renegociación entre las partes.

“Esa normativa vino a reformar la Ley a favor de las microfinancieras, pues subió el techo de la tasa de interés con los cargos que incluyó, hizo exclusiones de deudores, e imposibilitó recuperar las propiedades que ya habían sido embargadas por las financieras, de modo tal que más de 3,000 pequeños productores y comerciantes a la fecha no han podido recuperar ni sus fincas ni sus casas”, argumentó.

De los 6 mil productores que fueron beneficiados con la Ley de Moratoria, aproximadamente 1,200 lograron hacer arreglos porque se ajustaban a las exigencias de las microfinancieras que fueron muy distintas a las establecidas en la Ley.

Manipularon a los deudores
Para el diputado sandinista y Presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Wálmaro Gutiérrez, la normativa establecida por la Superintendencia de Bancos no puede estar por encima de la Ley.

Lo que la Ley creó y estableció —a juicio de Gutiérrez— fueron las condiciones para que se les garantizara la reducción de intereses y otros beneficios a los deudores.

“Los resultados de esta Ley fueron que del 100% de los deudores, apenas el 7% se acercó a las instituciones de microfinanzas a realizar sus arreglos de pago y no fue por la normativa, sino que más bien me da la impresión que hubo una manipulación que evitó que los deudores aprovecharan los enormes beneficios que les dio la ley”, explicó el legislador sandinista.

Gutiérrez manifestó que la respuesta de este problema está en la vía de la negociación; la Ley de reestructuración de adeudos contiene beneficios y privilegios para negociar.

Tuvieron oportunidad de pagar
De acuerdo a datos de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas, Asomif, de los 4,973 clientes en mora que cubría esta Ley, solo el 7.3% acudió a las instituciones de microfinanzas a renegociar sus deudas, representando una recuperación de cartera de cuatro millones 176 mil 376 dólares.

La deuda actual de los morosos es de 15 millones de dólares, distribuida en 13 mil 758 morosos.

El presidente de Asomif, René Romero consideró que los miembros de este movimiento tuvieron oportunidad de pagar, sin embargo, fue desaprovechada. Con Romero coincide el legislador Gutiérrez, para quien, después de haber aprobado una Ley de Reestructuración de adeudos, con términos de beneficios para el grupo y plazos favorables, lo único que queda por hacer es acercarse a las instituciones para negociar arreglos de pago.

EL NUEVO DIARIO intentó conocer la posición del titular de la Siboif, Víctor Urcuyo, pero no se localizó. Tampoco fue posible conocer la reacción del titular del Banco Central de Nicaragua, BCN, Antenor Rosales, entidad que no ha estado al margen de este problema.

 

Morosos

4,973 clientes en mora cubrió esta Ley, de los cuales solo el 7.3% acudió a renegociar sus deudas, para una recuperación de cartera de cuatro millones 176 mil 376 dólares.