•  |
  •  |

La Alianza por la Reforma Tributaria  propuso ayer, en Managua, la ampliación de la base gravable en el Impuesto sobre la Renta, IR, e Impuesto al Valor Agregado, IVA, para aumentar la recaudación fiscal en el país y con ello “reducir” la pobreza.

La Alianza descrita está conformada por  el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp; el Instituto Nicaragüense de Investigaciones y Estudios Tributarios, Iniet; y la Coordinadora Civil.  

El economista de la Coordinadora Civil, Adolfo Acevedo, explicó que en relación al IR están planteando que se aplique de manera global.  

“En la práctica, en el país, hay dos regímenes: uno sobre los asalariados que los grava con tasas del 10 al 30%, significa que un profesional que gana 2,000 a  3,000 dólares es gravado con el 30%;  pero para las rentas pasivas del capital, dividendos y rentas financieras,  que son los ingresos fundamentales de los sectores más ricos, la tasa es del 10%: un pequeño accionista con dividendos de un millón de dólares al año paga el 10%. Entonces estamos planteando que todas las rentas, queden sometidos a la escala progresiva bajo el principio de renta global”, expuso.

Al mismo tiempo “estamos planteando que pase al sistema de renta mundial. Eso implicaría que las personas pagarían impuestos por todas sus fuentes de renta”, dijo.

También en el  IVA
En el caso del IVA, Acevedo indicó que  hay “dos grandes problemas: hay uno enorme de estado de bienes y servicios exentos que implican una pérdida de recaudación como de 5,000 millones de córdobas, equivalente casi al presupuesto de educción; y una gran parte del consumo está concentrada en el segmento de mayores ingresos, de manera que esas exenciones a quien favorecen en términos relativos es a esos sectores”, señaló.

“Mientras el consumo alimentario de los pobres --agregó-- está concentrado en un número reducido de productos. Entonces es necesario depurar y  ampliar la base gravable del impuesto”.

Con lo anterior, según Acevedo,  lograrían aumentar la recaudación, “pues    según estimación del Ministerio de Hacienda, si se eliminaran todos los tratamientos favorables recaudarías un poco más del 5% del Producto Interno Bruto, PIB (que supera los 6 mil 500 millones de dólares). A lo mejor no se logra eso con la propuesta nuestra, pero si se aumentaría de forma significativa la recaudación para poder invertir en  sectores como educación”, indicó.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri,  planteó al respecto que el tema de la reforma tributaria y el Seguro Social están previsto a discutirse en el 2012.

“El propósito es trabajar ambas reformas en los primeros seis meses del año,  nos estamos preparando técnicamente para eso,  pero este año no es el momento oportuno para  hablar del tema pues estamos en medio de un proceso electoral”, resaltó.

El director ejecutivo del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, Icefi, Hugo Noe Pino, opinó al respecto que la iniciativa es “factible”.

Mencionó que “lo es desde el punto de vista técnico. Sin embargo recomendamos  de que incluya  la eficacia y la eficiencia en el gasto, para una mejor transparencia”,  afirmó.

 

Previsión

15 a 20% es el crecimiento que se espera en términos de recaudación fiscal en el 2011.

Fuente: Gobierno y economista Adolfo Acevedo.


Es viable, según Sabaíni
Para Juan Carlos Gómez Sabaíni, profesor de finanzas públicas en Buenos Aires; y miembro del Departamento de Asuntos Fiscales del FMI, BID y Cepal, la propuesta fiscal de la Alianza “es viable, muy criteriosa, muy balanceada, factible”.  

“En la medida en que haya voluntad política por parte de las autoridades y el Parlamento, se puede aplicar. En materia tributaria, quizás no hay que avanzar demasiado rápido sino que poco a poco. En algunas cosas se puede avanzar a lo inmediato en otras con los meses o los años, según (por ejemplo) el fortalecimiento de la administración tributaria”, reflexionó.