•   Nueva York / EFE  |
  •  |
  •  |

El petróleo de Texas subió ayer 0.29% y cerró en 86.88 dólares por barril. Eso implica un leve repunte con el que no logró recuperarse de la caída superior a los cinco puntos porcentuales de la víspera, cuando acabó por primera vez desde febrero por debajo de la barrera de los 90 dólares.  

El precio del WTI se vio influido por la divulgación de los datos sobre el mercado laboral en Estados Unidos, donde en julio se crearon 117,000 empleos y la tasa de paro descendió una décima hasta el 9.1%, según el Departamento de Trabajo.   

Esas cifras quedaron por encima de las previsiones de los analistas, que habían calculado un aumento de entre 75,000 y 80,000 empleos, lo que hubiera mantenido el índice de desempleo en el 9.2%.
Gasolina  sube

Sin embargo, el buen recibimiento que tuvieron entre los operadores esos datos, se vio rebajado cuando se conoció que una explosión afectó a un oleoducto en el suroeste de Irán, el cuarto mayor productor mundial de crudo con más de 3.5 millones de barriles diarios.       

Los contratos de gasolina con vencimiento en septiembre, con ese contexto, subieron siete centavos y quedaron en 2.80 dólares por galón, equivalentes a 3.78 litros. En los primeros cuatro días de la semana, el producto acumuló una disminución del 9.97%.       

Entre tanto, los de gasóleo para calefacción ganaron cinco centavos y cerraron en 2.94 dólares por galón, anotándose así un retroceso semanal del 4.85%.

Los contratos de gas natural con vencimiento en septiembre no registraron cambios para cerrar en los mismos 3.94 dólares por cada mil pies cúbicos del jueves. Este a lo largo de la semana acumuló una pérdida del 3.83%.