•  |
  •  |

El cambio de la matriz energética de Nicaragua para que la factura petrolera del país disminuya, es una de los puntos focales del nuevo programa económico del gobierno, que sería implementado en caso de ganar las elecciones de noviembre próximo, según indicó el asesor presidencial Bayardo Arce.

Durante una exposición del programa económico a estudiantes y catedráticos de la Universidad Americana, UAM, Arce dio detalles sobre las grandes discusiones que el gobierno de Daniel Ortega impulsaría, destacando el tema de la energía.

El funcionario recordó que “la mayoría de la energía la seguimos quemando con petróleo”, por lo que se hace necesario un debate al respecto, que concluya en la transformación de la matriz energética.

“Aquí el 94 por ciento de los usuarios se benefician del subsidio energético, pero estos consumen solo el 20 por ciento de la energía generada. Mientras tanto, el seis por ciento restantes consume el 80 por ciento de la economía que se genera”, expresó Arce, argumentando que el subsidio de 107 millones de dólares con fondos venezolanos, para no traspasar el incremento en el costo de la energía a los nicaragüenses, está beneficiando a millones.

Sin embargo, reconoció que “esto no es sostenible aunque Chávez sea eterno, no podemos estar gastando tantos millones de dólares al mes en compra de petróleo”.

Carga muy pesada para las finanzas
Al respecto, el economista Adolfo Acevedo aseguró que el costo de la factura energética se ha convertido en una carga muy pesada para las finanzas del país.
Refirió que para Nicaragua, el gasto representado por la factura petrolera para este 2011 podría ser equivalente al 14 por ciento del PIB, es decir, casi mil millones o al 77 por ciento de los ingresos tributarios presupuestados para este año.

“El costo de producción del barril del petróleo puede ascender a unos 15 dólares, de manera que precios de 89 dólares el barril, representan una enorme transferencia neta de recursos desde los países pobres y dependientes de la importación de petróleo como el nuestro, hacia los países exportadores de petróleo”, manifestó.

Acevedo destacó que el esquema de suministro de petróleo de Venezuela hacia Nicaragua, que implica un financiamiento concesional de este suministro bajo otras condiciones, dejaría frutos adicionales si fuese utilizado de manera transparente.

“Pese a ello —añadió— la denominada cooperación petrolera, representada por el 50 por ciento de la factura petrolera que asume la forma de un crédito, se mantiene, en gran parte, congelada bajo la forma de una enorme masa de depósitos bancarios, ganando intereses. Otra parte de este crédito ha servido para financiar, la constitución de un grupo empresarial que ya representa uno de los más grandes sino el más grande del país”.

De acuerdo al economista, solo una parte menor, se ha destinado a complementar el financiamiento de los denominados programas sociales.

 

Factura petrolera como porcentaje del PIB