•  |
  •  |

Pese a las posibles afectaciones que la importación de carne de pollo pueda causar a la industria avícola nicaragüense, el sector agroindustrial debe cumplir con el acuerdo de compra de la cosecha nacional de sorgo, según advirtió el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, Manuel Álvarez.

De acuerdo al productor, la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos, Anapa, tiene el compromiso de adquirir la producción nacional de sorgo, estimada para este ciclo agrícola, en un millón 500 mil quintales. Álvarez resaltó que el convenio establece que la compra de sorgo, es prerrequisito para que Anapa tenga acceso al maíz amarillo que sería importado de Estados Unidos.

El pasado 18 de agosto, el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, aprobó la importación de ocho mil toneladas métricas de maíz amarillo, como parte del Acuerdo Ministerial No. 028-2011,  ante la insuficiente oferta del producto en el mercado nacional, para la industria avícola nicaragüense.

“Si ellos no compran todo el sorgo nacional, pues van a tener que comprar maíz con el impuesto reglamentario que es del 162%”, expresó Álvarez.

Agregó que las un mil 50 toneladas métricas de carne de pollo que ingresarán gradualmente al país en lo que resta del año, “no desestabilizarán el mercado”. Sin embargo, reiteró que no están de acuerdo en que el Mific fije el precio de ningún producto.
Al respecto, el director ejecutivo de Anapa, Donald Tuckler, comentó que el compromiso de compra con los productores de sorgo es formal, pese a ello, evaluarán el impacto del pollo importado para tomar decisiones sobre la compra del producto.

“La cosecha lleva un equiparamiento con el nivel de producción de carne, pollo y de huevos del país. En la medida que la industria agrícola es afectada en sus niveles de inversión y de producción,  también se ve limitada en las oportunidades de compra”, argumentó.

Por su parte, el presidente de Anapa, Alfredo Vélez, coincidió que de haber una importación masiva, los avicultores tendrían que realizar recortes en los compromisos, por ejemplo, el de comprar 1.5 millones de quintales de sorgo a los productores nacionales.