•  |
  •  |

Las microfinancieras de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas, Asomif, están enfrentado una fuga de liquidez ante la congelación de unos 30 millones de dólares de parte de sus acreedores internacionales, que representan el  20 por ciento del saldo de cartera total de la agremiación.

Según el presidente de Asomif, René Romero, los efectos de la crisis financiera mundial y el Movimiento No Pago siguen pesando en el sistema microfinanciero del país, por lo que acreedores internacionales están a la espera de que las instituciones nicaragüenses mejoren sus indicadores internos para proceder a los desembolsos.

Romero indicó que tan solo el Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, tiene pendiente desembolsar a las instituciones de microfinanzas, IMF, aglutinadas en Asomif, unos 30 millones de dólares, de los 60 millones que el banco regional  tiene disponible para el sector microfinanciero nacional.

Por tanto, destacó la importancia de una pronta respuesta positiva de parte del BCIE, para promover los desembolsos de otros acreedores.

“Ninguna institución ha recibido desembolsos del BCIE, están totalmente congelados”, recalcó.

Asomif reduce colocaciones
Ante la falta de liquidez, Asomif ha tomado ciertas medidas para asegurar la continuidad en las operaciones de las microfinancieras.

Sin detallar, Romero apuntó que están reduciendo las colocaciones de las instituciones, ajustándolas  a la disponibilidad de recursos.

“Asomif tenía proyectado desembolsar este año 140 millones de dólares, obviamente, el ritmo de desembolsos ha bajado porque tenemos menos recursos para operar”, destacó.

A junio de este año, el saldo de cartera de Asomif había experimentado una disminución del 13.24 por ciento, al pasar de 188 millones 780 mil dólares a 163 millones 781 mil dólares, es decir, 24 millones 989 mil dólares menos.

El número de receptores de crédito también ha disminuido. Mientras, al mes de agosto de 2010, Asomif registraba 250 mil clientes, al mismo mes de este año reportaba 233 mil, representando una disminución de 17 mil clientes, es decir
6.8 % menos.

Respecto de los desembolsos congelados, la gerente país del BCIE, Edda Magaly Meléndez, explicó que pese a haber renovado las 18 líneas de crédito a igual cantidad de instituciones de microfinanzas, IMF, nacionales, “ahora el trabajo depende de ellos”.

“El BCIE va acompañando con asistencia técnica, renovando las líneas, pero el tema del desembolso depende estrictamente del desempeño y la administración de la cartera de créditos que esos tienen”, refirió.

La funcionaria explicó que el BCIE tiene ciertos criterios que serán evaluados antes de ejecutar los desembolsos.