•  |
  •  |
  • END

El gobierno debe tomar conciencia del problema de la alta tasa de inflación, porque está afectando principalmente a los sectores más empobrecidos, y la situación tiende a empeorar ante la constante alza en los precios de los combustibles, que incrementarán aún más los costos de producción de las empresas, afirmó el economista Israel Benavides.

Agregó que la amenaza de que continúe la escalada de precios de los productos básicos puede llevar a una hambruna generalizada, por lo cual, es urgente reactivar la producción agropecuaria, y para ello, es urgente el funcionamiento del Banco de Fomento.

La operación de dicho banco fue aprobada el año pasado en la Asamblea Nacional, pero hasta ahora se desconocen los avances en su instalación, a pesar que estamos a las puertas del inicio de la siembra de primera.

Benavides indicó que por lo menos el 25% de los fondos de la cooperación venezolana deberían orientarse a incentivar la producción, porque es necesario generar oferta para estabilizar los precios de los productos.

Explicó que la estabilización de precios no se resuelve sólo importando, sino que hay que hacer de 2008 el año de la agricultura, y resolver mediante un aumento de la oferta el problema de la inflación.

Aseguró que la inflación es el problema número uno del país y que tiene desesperados a los diferentes sectores de la economía nacional.

El economista indicó que si bien es cierto, una de las causas del aumento de precio de los granos básicos el año pasado fue el paso del huracán “Félix” y las lluvias, el gobierno no supo dar una respuesta oportuna al problema, poniendo a funcionar tardíamente a Enabas, y la importación de productos para estabilizar los precios no tuvo el efecto esperado.

Benavides dijo que la posibilidad de que los precios de los granos básicos bajen, está asociada a políticas agresivas de producción, incrementando las áreas sembradas y aumentando la productividad por manzana, lo que no sólo garantizaría la soberanía alimentaria, sino que crearía la posibilidad de mejorar la balanza comercial mediante la exportación de los excedentes.

Negocio rentable
Benavides afirmó que las señales del mercado son claras, en cuanto a que en los próximos 50 años la producción de alimentos será un negocio rentable. Por este motivo, todos los esfuerzos de la política gubernamental deben estar orientados al desarrollo de este sector, en el cual Nicaragua tiene ventajas comparativas.

La poca producción nacional se combina con la alta demanda mundial de alimentos, lo que según el economista, impacta en los precios de los principales productos de consumo básico, presionando los niveles de inflación al alza.

La crisis por el alza de los precios de los alimentos, está creciendo en el mercado internacional con la reducción en la producción de arroz de Vietnam a causa de un virus, lo que provoca escasez del producto en varios países asiáticos.

Al problema de los altos precios de los alimentos se debe sumar, según Benavides, la dependencia del petróleo en la generación de energía eléctrica, que no sólo empuja más a la inflación, sino que mantiene bajo el nivel de crecimiento económico del país.

Asimismo, los precios de los combustibles tienen preocupados a diversos sectores, entre ellos los transportistas de carga y el sector industrial, quienes demandan que se subsidien los hidrocarburos mediante la cooperación venezolana que recibe el gobierno, porque los precios se han disparado.

El gobierno tiene una meta de inflación para 2008 del 8%, una tasa que según los economistas independientes, será superada con creces.