Nestor Ikeda / AP
  •  |
  •  |

La actividad económica en América Latina y el Caribe aumentó en un 5,6 por ciento en 2007, su cuarto año de robusto crecimiento, con un sensacional rendimiento de Panamá y Perú _ del 11,2 por ciento y 9,0 por ciento respectivamente_, los mejores indicadores para esos países en décadas, informó el miércoles el Fondo Monetario Internacional, FMI.

El promedio regional de 5,6 por ciento es ligeramente mayor del 5,5 por ciento de 2006 y 4,6 por ciento de 2005, pero está todavía por debajo del récord del 6,2 por ciento de 2004. En 2001 y 2002, la región estuvo prácticamente en recesión, con 0,7 por ciento y 0,4 por ciento, respectivamente.

Comparado con otras regiones, el índice de América Latina y el Caribe sigue estando muy por debajo del Asia, que creció 9,1 por ciento en 2007 (8,9 por ciento en 2006); de la mancomunidad de estados ex soviéticos, con 8,5 por ciento (8,2 por ciento en 2006); Africa, con 6,2 por ciento (5,9 por ciento en 2006) y el Medio Oriente, con 5,8 por ciento (igual que en 2006).

Moderado crecimiento

El FMI proyecta para 2008 un "moderado crecimiento" regional del 4,4 por ciento y un descenso aún más marcado en 2009, a 3,6 por ciento.

En términos de inflación, la región subió ligeramente a 5,4 por ciento de 5,3 por ciento en 2006. Para este año, la presión será mayor, con una proyección del 6,6 por ciento, según el Fondo.

Inflación en Argentina es mayor

Venezuela fue el único con inflación de más de dos dígitos: 18,7 por ciento en 2007 contra 13,7 por ciento previo. Argentina dejó ese grupo al bajar a 8,8 por ciento, de 10,9 por ciento en 2006. Pero, el FMI puso en duda la cifra argentina, afirmando que ''la mayoría de analistas privados cree que la inflación real es mayor que la reflejada en las cifras oficiales''.

En general, los grandes productores de materias primas tuvieron los mejores indicadores de crecimiento el año pasado, como Venezuela, Colombia, Argentina, Brasil, Chile y los países centroamericanos. La excepción lo fueron México, que con un discreto 3,3 por ciento superó apenas a Haití (3,2 por ciento) y Ecuador, que con 1,9 por ciento fue el peor entre 32 economías de la región.

Estados Unidos (2,2 por ciento en 2007, abajo de casi 3,0 por ciento en 2006) y Canadá (2,7 por ciento, de 2,8 por ciento previo), que completan los 34 países americanos miembros del FMI (Cuba está excluido), figuran en la lista de economías desarrolladas, que en conjunto registraron 2,7 por ciento, abajo del 3,0 por ciento de 2006. El crecimiento mundial fue de 4,9 por ciento en 2007, comparado con 5,0 por ciento de 2006.

En América Latina (incluyendo Haití), después de Perú se ubicó en tercer lugar Argentina con 8,7 por ciento, seguido de República Dominicana (4) 8,5 por ciento; Venezuela (5) 8,4 por ciento: Colombia y Uruguay (6) 7,0 por ciento; Costa Rica (7) 6,8 por ciento; Paraguay (8) 6,4 por ciento; Honduras (9) 6,3 por ciento; Guatemala (10) 5,7 por ciento; Brasil (11) 5,4 por ciento; Chile (12) 5,0 por ciento; El Salvador (13) 4,7 por ciento; Bolivia (14) 4,2 por ciento; Nicaragua (15) 3,7 por ciento; México (16) 3,3 por ciento; Haití (17) 3,2 por ciento y Ecuador (18) con 1,9 por ciento.

El crecimiento para esos mismos países en 2006 fue: Panamá 8,7 por ciento; Perú 7,6 por ciento; Argentina 8,5 por ciento; República Dominicana 10,7 por ciento; Venezuela 10,3 por ciento; Colombia 6,8 por ciento; Uruguay 7,0 por ciento; Costa Rica 8,8 por ciento; Paraguay 4,3 por ciento; Honduras 6,3 por ciento; Guatemala 5,2 por ciento; Brasil 3,8 por ciento; Chile 4,0 por ciento; El Salvador 4,2 por ciento; Bolivia 4,6 por ciento; Nicaragua 3,9 por ciento; México 4,8 por ciento; Haití 2,3 por ciento y Ecuador 3,9 por ciento.

Los males de EEUU contagian a otros países

''La desaceleración en Estados Unidos tuvo algunos efectos en el crecimiento de su vecino México'', dijo el FMI en su Panorama de la Economía Mundial-Abril 2008, difundido con motivo de las reuniones de primavera de los gobernadores de sus 185 países miembros que se realizan esta semana conjuntamente con el Banco Mundial.

Pero el FMI hizo notar que en general debería esperarse que los males estadounidenses y de otras economías avanzadas afecten adversamente a las principales economías latinoamericanas en 2008, pero no al punto de abrumarlas como en el pasado. Desde la década de 1970, la región no ha podido librarse de ese tipo de contagio.

Aun cuando no hace un análisis país por país, el Fondo dijo _en una aparente referencia a la baja en 2007 con relación a 2006 en Venezuela, Bolivia y Ecuador_ que entre las cosas que requería la región para lograr un crecimiento sostenido figuraba ''establecer un marco viable para inversiones en energía e infraestructura y desarrollar mercados más flexibles en las áreas laboral y de productos''.

Si la región se dividiera en tres bloques, el de Sudamérica más México, presenta el menor índice de crecimiento en 2007 (5,3%), comparado con Centroamérica y el Caribe, que tuvieron el mismo indicador (6,7%), según el FMI.

Dijo que el motor del crecimiento económico regional actual es la demanda interna. Los superávits de cuenta corriente han declinado y la inflación se ha acelerado, alentada por la alta capacidad de utilización en algunos países y un incremento de los precios de los alimentos y energía.

Brasil pasó por primera vez en tres años la marca del 5,0%, en medio de declinaciones sostenidas de las tasas reales de interés y una fuerte oferta de empleo. En 2004 logró su mejor marca de la década: 5,7%.

En algunos países el crecimiento se verá afectado en 2008 en la medida de sus limitaciones de capacidad. En otros, el crecimiento se moderará en respuesta a condiciones monetarias más ajustadas y factores externos menos favorables, pero los precios altos de las materias primas contribuirán a mantener la demanda en toda Sudamérica, dijo el FMI.