Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

El alza intensa y persistente de los precios internacionales de los alimentos está castigando con especial dureza a los sectores más pobres de América Latina y el Caribe, generando un impacto distributivo regresivo, señaló ayer la Comisión Económica para América Latina, Cepal, mientras Nicaragua organiza una cumbre presidencial para buscar alternativas que amortigüen el problema.

Una nota de prensa enviada por la Cepal a El Nuevo Diario, recoge las declaraciones de José Luis Machinea, Secretario Ejecutivo de la Cepal, quien aseguró que la pobreza y la indigencia aumentarán de no tomarse medidas urgentes para aminorar los efectos de estas alzas.

“El incremento de los precios internacionales es un fenómeno que se manifiesta desde hace varios años, pero que se ha acelerado en los últimos doce meses. Especialmente preocupante son las alzas en los precios del maíz, el trigo, el arroz y oleaginosas, que en algunos casos superan el 100%”, añade la Cepal, organismo perteneciente a la ONU.

El organismo internacional destaca que desde principios de 2006, y especialmente desde 2007, los índices de precios al consumidor de alimentos se han acelerado en la mayoría de las economías de la región, registrando un ritmo anual que oscila entre 6 y 20 por ciento en los distintos países, con un promedio cercano al 15 por ciento.

“Partiendo de las proyecciones de indigencia realizadas para 2007, la CEPAL calcula que un incremento del 15 por ciento en el precio de los alimentos eleva la incidencia de la indigencia en casi tres puntos, de 12.7 a 15.9 por ciento, señala la nota.

El organismo indicó que esa alteración de los precios provocaría que 15.7 millones más de latinoamericanos caigan en la indigencia. En el caso de la pobreza, los aumentos son parecidos ya que la misma cantidad de personas pasaría a ser pobre.

Sin embargo, Machinea señaló que si se considera una mejora de los ingresos de los hogares del 5 por ciento, similar al promedio de la inflación regional, alrededor de 10 millones de personas pasarían a la indigencia como consecuencia del aumento de precios.

Un contingente similar pasaría a la condición de pobres; esto sin contar con el agravamiento de la situación social de las personas que previo a estos aumentos ya vivían en la pobreza e indigencia, lo que sería dramático para la región.


Cumbre alimentaria
Entre tanto, Nicaragua está organizando una cumbre sobre seguridad alimentaria, en la que participarán los presidentes y jefes de Estado de los países de Centroamérica, el Caribe, México y Venezuela, el próximo 7 de mayo en Managua.

Previo a la cumbre, el 26 de abril se reunirán también en Managua los ministros de Agricultura de esos países, como un preparativo para analizar las alternativas a seguir ante la espiral alcista de los precios de los alimentos.

El canciller de Nicaragua, Samuel Santos, se refirió al tema esta semana durante una visita que hizo a República Dominicana, en donde se anunció la participación de Haití en el encuentro, país en el cual se han presentado disturbios por el alza de los precios de la comida.

El ministro Agropecuario y Forestal, Ariel Bucardo, viajó a El Salvador para reunirse con sus homólogos de Centroamérica, para preparar la cumbre de seguridad alimentaria en Managua.

La cumbre tiene el objetivo de trazar estrategias regionales ante la carestía de los principales rubros de consumo masivo, optimizando la producción nacional, y en procura de que cada país participante logre el autoabastecimiento.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus