Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

El retiro de la cooperación internacional a Nicaragua otorgada por los gobiernos de Alemania e Inglaterra, es debido al mal tratamiento que le están dando a los donantes los funcionarios de la cooperación externa del gobierno de Daniel Ortega, dijo ayer el especialista Cirilo Otero.

Otero, Presidente del Centro de Investigaciones de Políticas Ambientales (CIPA), dijo que dentro de los cooperantes “hay inconformidad en general, principalmente los países que apoyan el Presupuesto General de la República”.

El especialista ha comprobado con la cooperación internacional de que hay tres factores que les está molestando: la atención de parte del personal de cooperación externa es inconsistente, incoherente sobre el nivel de respeto y trato diplomático; una segunda queja que tienen los donantes “es que no hay información oficial de qué cosas se están transformando con la cooperación internacional y en qué está sirviendo; y un tercer elemento, “es la subejecución presupuestaria de la administración Ortega”.

Según comentarios que algunos cooperantes le han hecho al especialista, uno de ellos le dijo: “Pareciera que el país no necesita los recursos que nosotros pudiéramos poner en el combate a la pobreza, porque no hay formas de ejecutarlos”. Por esta razón, los donantes tienen un concepto de que el gobierno de Ortega tiene un perfil de ineficiencia y subejecuciòn de los recursos financieros.

Al referirse al programa económico financiero de Nicaragua con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Otero dijo que el mismo ya está desajustado “porque la tasa de crecimiento que había ofrecido el gobierno de Ortega a ese programa, va a ser menor al finalizar el año”.

El gobierno había ofrecido un crecimiento de 4.2%, pero el índice de crecimiento va a ser de 3.9%.

La idea es que por el hecho de que la tendencia de crecimiento del producto nacional interno, no va a ser en el porcentaje que el gobierno había acordado en el programa económico-financiero, ya “ese programa no tiene validez, tiene que ser redireccionado”, aseguró Otero.

Además, recordó que el programa con el FMI tenía como exigencia la aprobación de la ley destinada a controlar la evasión de la energía eléctrica, pero esa legislación está congelada en la Asamblea Nacional debido a la parálisis que enfrenta, “por lo que estos elementos indican que el programa con el FMI ya está fuera de cumplimiento”.