•  |
  •  |
  • END

El representante asistente del Fondo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, Armando Serrato, advirtió ayer sobre la necesidad de “atender debidamente” a los pequeños productores a fin de garantizar la seguridad alimentaria en Nicaragua.

Previo a la Cumbre de Presidentes sobre Seguridad Alimentaria que se realiza hoy en Managua, Serrato dijo que en Nicaragua “hay mucha inseguridad alimentaria, hay muchos grupos vulnerables, sobre todo los niños, mujeres embarazadas y ancianos con muchos problemas alimentarios”. Insistió en la necesidad de que el gobierno nicaragüense priorice a los pequeños productores agrícolas “que son los grandes productores de alimentos”.

“Esta es una buena iniciativa del gobierno (la Cumbre), pero creemos que debe haber más esfuerzos, sobre todo dirigidos al pequeño productor: darle insumos, créditos y proveerlos de tecnología”, agregó.

Para evitar una hambruna, dijo, se requiere de medidas inmediatas, y señaló que el Banco de Fomento a la Producción creado el año pasado mediante una ley en la Asamblea Nacional, es una buena alternativa para proveer de crédito a los pequeños productores.

Serrato dijo que el representante de la FAO para Centroamérica asistirá a la Cumbre presidencial de hoy. Sin embargo, señaló que las propuestas para garantizar la seguridad alimentaria en Latinoamérica deben emanar de los gobiernos de los países participantes.

Productores demandan crédito
Según los representantes de organizaciones de productores y cooperativas, los pequeños agricultores continúan demandando financiamiento, semillas y asistencia técnica para mejorar los niveles de producción, problemas que se han vuelto permanentes en este sector. Además de las quejas por el retraso en la operación del Banco de Fomento, representantes de organizaciones de productores consideran que es muy poco el capital del mismo, lo que evitará que mejoren los niveles de producción de los pequeños agricultores.

Sinforiano Cáceres, Presidente de la Federación Nacional de Cooperativas, Fenacoop, dijo recientemente que si el Banco de Fomento no se instala y no se abren nuevas ventanillas como la de Alba-Caruna, la producción no será tan floreciente como la espera el gobierno.

“Tendríamos problemas en atender el cultivo, porque se puede lograr el área de siembra, pero no así el rendimiento; y corremos el riesgo de que más bien se disminuya el rendimiento y afecte áreas forestales, y el costo-beneficio nos resultaría negativo”, apuntó.

Nicaragua y el resto de Centroamérica están interesados en aumentar la producción agropecuaria, en momentos en que la crisis por altos precios y escasez de alimentos, está afectando ya a varios países y a millones de habitantes a nivel mundial.