Sergio Aguirre
  •  |
  •  |
  • END

Desde Bruselas se anunció oficialmente que el 16 de mayo se estará llevando a cabo la V Cumbre de países de América Latina y el Caribe con la Unión Europea (UE) en Lima, Perú, en la que más de 60 Jefes de Estado y mandatarios discutirán sobre “La Reducción de la Pobreza y la Cohesión Social”, así como “El Desarrollo Sostenible; Medio Ambiente; Cambio Climático y Energía”.

En una video-conferencia transmitida desde Bélgica, la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, expuso que la mitigación de los efectos negativos del cambio climático, la adaptación a sus efectos, así como la conservación, el uso sostenible de la biodiversidad, los recursos naturales y de la energía, son elementos centrales e indispensables en la lucha contra la pobreza y las desigualdades sociales.

En ese sentido, dijo que la lucha contra la pobreza y la promoción de la cohesión social seguirá siendo un objetivo compartido, y una prioridad política entre la Unión Europea (UE) y los países de América Latina y el Caribe; por lo que este tema es considerado un aspecto de mucha importancia en la firma y concreción de la asociación estratégica.

“Los países de América Latina y del Caribe han mostrado un gran compromiso en programas sociales que les permita alcanzar los objetivos del Milenio en 2015, así como una serie de metas adicionales en los sectores de educación, salud, lucha contra el hambre, desempleo y vivienda en el año 2020”, indicó.

Ferrero-Waldner agregó que para ello en la V Cumbre de Lima, se discutirá la formulación y puesta en marcha de políticas sociales efectivas dirigidas a eliminar el hambre, promover el acceso universal a servicios sanitarios, la erradicación del analfabetismo, la educación básica para niños y niñas, el derecho al agua potable, la mejora en la tasa de empleo, entre otros; al igual que se abordará sobre cómo asegurar que el crecimiento económico tenga un impacto positivo en la población.

Otro tema --sostuvo-- que no puede quedar fuera de agenda es la inmigración, dada la importancia creciente que tiene para el desarrollo de ambas regiones, y el número considerable de personas al que afecta.

“Es importante para ambas regiones discutir y acordar medidas políticas equilibradas y efectivas para fomentar la emigración legal, y que se actúe con decisión en la prevención de la migración clandestina, el tráfico ilícito de emigrantes y la trata de seres humanos, así como políticas de retorno y readmisión”, manifestó.

Por otro lado, apunta que el crecimiento de las economías y los sectores energéticos en ambas regiones afecta de forma global al clima, y al mismo tiempo, todo este cambio climático supone un reto para la prosperidad y la seguridad de nuestras sociedades.

“Esta es la razón por la que por vez primera se ha incluido este tema como prioridad de una Cumbre, entre la Unión Europea y los países de América Latina y el Caribe”.